30 de enero de 2016

Cuando despertemos

La humanidad ha despertado, hace poco menos de dos siglos de la espantosa pesadilla de la esclavitud. Esta lacra había existido desde siempre en la humanidad, pero tomó proporciones inauditas cuando el mundo que empezaba a ser rico descubrió el azúcar. Para cultivarlo era necesaria una mano de obra barata y muy resistente. Y se empezó a echar mano de forma masiva de la mano de obra esclava de los negros de áfrica. Posteriormente el uso de la esclavitud se extendió a otros cultivos como el algodón. Y la humanidad vivía esa pesadilla con normalidad, como si no pasase nada. Pero ya desde mediados del siglo XVI se empezaron a levantar voces que clamaban contra semejante atrocidad. Eran voces de frailes teólogos de distintas congregaciones, generalmente desoídas o hasta silenciadas tanto por la alta jerarquía eclesiástica –a diferencia de la enérgica condena que desde el principio hizo contra la esclavización de los indios– como por las católicas monarquías española y portuguesa. Ésta última, de hecho, tuvo durante mucho tiempo el monopolio de la trata de esclavos negros. Por supuesto, las monarquías francesa o la anglicana de Inglaterra o los príncipes alemanes o italianos, también apoyaban la esclavitud. Sólo unas cuantas modestas voces de frailes teólogos la condenaban. Pero el eco de esas voces fue recogido, ya a finales del siglo XVIII, en Inglaterra y en EEUU por los cuáqueros que, junto con otras confesiones que se les unieron en esos países, empezaron una denuncia sistemática de la esclavitud y fueron, poco a poco, penetrando el pensamiento de la sociedad civil, hasta que los políticos, que en principio eran todos esclavistas, no tuvieron más remedio que, poco a poco, hacerse eco de lo que se estaba convirtiendo en un clamor, hasta que se abolió la esclavitud. Primero fue Inglaterra y, después, el resto de los países la siguieron. El último lugar del mundo occidental en el que se abolió la esclavitud fue en la Cuba española, donde perduró hasta 1896. Hoy día, cuando se leen los discursos de los políticos esclavistas y antiesclavistas, uno siente escalofríos en la espalada cuando lee los primeros y se emociona ante los segundos. Y, tras ello, piensa: ¿Cómo pudo la humanidad vivir durante tanto tiempo, como si tal cosa, en la espantosa pesadilla de la esclavitud? ¿Cómo se pudo pensar que privar de la libertad a un ser humano, el más preciado don humano, lo que le hace a imagen y semejanza de Dios, era un derecho que asistía a otros seres humanos? Y no nos lo podemos explicar. Pero no es mi intención hablar ahora sobre la esclavitud. Probablemente escriba pronto algo sobre el proceso que nos liberó de ella y nos despertó de la pesadilla. Hoy quiero hablar de una pesadilla en la que estamos inmersos hoy: de la espantosa pesadilla del aborto.

Hay una enorme cantidad de paralelismos entre ambas pesadillas. Por supuesto, la del aborto es más grave, puesto que priva del derecho a la vida a seres humanos inocentes y la privación de la vida es mucho más grave que la de la libertad, porque la vida de un ser humano es un derecho superior al de la libertad ya que para que exista libertad tiene que haber vida. Que el feto o el embrión son seres humanos es algo innegable hoy científicamente. Se sabe que tiene todo lo necesario para que, si se le permite desarrollarse, llegue a ser como cualquiera de nosotros. El que se le llame feto o embrión no es más que la denominación de una fase de la vida, como podría ser decir que alguien es niño, adolescente, joven o viejo. Que el feto tenga o no capacidad de pensar es algo circunstancial. En la naturaleza de su desarrollo está, desde el momento de la concepción, la capacidad de llegar a pensar. Un niño recién nacido no tiene capacidad de pensar y, sin embargo, a nadie en su sano juicio –todavía– se le ocurre negar que es un ser humano[1]. Todo el proceso del embrión al adulto es un continuo, sin ningún salto cualitativo que permita trazar una frontera que diga que justo antes no era un ser humano y justo después sí. En este razonamiento no tiene ni una sola palabra la religión. Es simplemente una realidad científica que sólo puede negarse desde una ceguera interesada. ¿Quién, entonces, puede arrogarse el derecho de decir que miembro de la especie humana es un ser humano y cual no? Cada vez que la humanidad se ha arrogado ese derecho, la consecuencia ha sido el genocidio. Tras los fetos y embriones vendrán –ya están viniendo– los ancianos, los inválidos y cualquiera que, en general, pueda ser molesto. Una nueva versión de “Un mundo feliz de Aldous Huxley”. Y esta pesadilla se hace todavía más terrible cuando se considera que el aborto se da en una sociedad que asegura que pretende defender al débil y que está dispuesta a gastar ingentes cantidades en crear un Estado de protección social. Cuanto más débil es el feto, más peligro de muerte corre. Y el feto –y todavía más el embrión– son los seres humanos más débiles que pueda imaginarse. No tiene voz que le defienda. Tiene ojos y cara, pero enseñarla ha llegado a considerarse de mal gusto, porque puede herir las conciencias de quienes luego le puedan querer matar. Su cuerpo pesa casi mil veces menos que el de un judío. Cuando los nazis cometieron el holocausto, desacerse de los cadáveres era un problema. No ocurre lo mismo con los fetos o embriones. Simplemente, se tiran a la basura previo paso por la trituradora y nadie los ve. Y si alguien los ve y muestra esas horribles imágenes, es tachado de sensacionalista y de desagradable. Todo para que se haga realidad el refrán de “ojos que no ven corazón que no siente”. Porque si se viese, el horror se apoderaría de nosotros y nos despertaría de la pesadilla. Pero no, ¡hay que taparlo como sea!

Pero hay más. Con la capacidad médica de poder diagnosticar determinadas enfermedades, como la trisomía, en el vientre materno, se ha firmado la sentencia de muerte de muchos niños que han cometido la terrible falta de sufrir una enfermedad. Es decir, de los débiles entre los débiles. Y se hace todavía más sangrante cuando se considera que este derecho a matar seres humanos se desarrolla en una cultura que protesta con terrible indignación porque se sacrifique un perro que puede transmitir el ébola o porque se utilicen animales para la investigación clínica de medicamentos que pueden salvar millones de vidas humanas.

Veamos algunos paralelismos entre esclavitud y aborto. Como la esclavitud, el aborto se ha practicado desde siempre. Siempre ha habido curanderos que cuando una mujer se quedaba esperando hacía lo necesario para terminar con la vida del feto. Pero hace apenas 50 años la ciencia genética ignoraba lo que ahora se sabe a ciencia cierta: que el feto y el embrión son seres humanos. Lo mismo que la esclavitud tomó auge debido al egoísmo humano, así ha ocurrido con el aborto. Una corriente social se ha ido imponiendo paulatinamente mediante la explotación interesada de un egoísmo disfrazado de buenismo, que es el disfraz más terrible que hay. La falta de conciencia de la sociedad civil, que cegada por el egoísmo aceptó que tener esclavos hizo que ésta fuese un derecho legal, hizo que las leyes reflejasen positivas reflejasen ese derecho falso y terrible. Lo mismo, exactamente lo mismo, ha pasado y está pasando con el aborto. Una sociedad civil cegada por un mensaje torticero cree un derecho que la conveniencia de unos esté por encima de la vida de otros. Fue la voz de un puñado de personas, determinadas a acabar con ese derecho la que, poco a poco, hizo que cambiase la mentalidad de la sociedad. Y fue cuando esta mentalidad cambió cuando las leyes cambiaron y se acabó por abolir la esclavitud haciendo que la humanidad despertase de la pesadilla. Y estoy convencido de que ese proceso se repetirá. Hay muchas voces que se alzan contra esa barbarie. Menos de las que debería haber, pero muchas. Y una parte importante de esas voces –no todas, desde luego– proviene de miembros de la Iglesia católica. Pero estos no están contra el aborto y a favor de la vida sólo por ser católicos, sino por razones de la protección de los seres humanos más débiles e indefensos.

Creo que llegará un día, no sé cuando, en el que, gracias a esas voces y a las voces atraídas por ellas, la marea cambiará de signo y empezará a crecer un clamor cívico contra el aborto. Y creo que ese clamor será el que haga que cambien las inicuas leyes que consagran el aborto como un derecho. Creo firmemente que será así y no al revés. Pretender que cambien las leyes sin cambiar antes la marea de la conciencia cívica me parece imposible. Me parece un intento de atajo que, al final, lleva a vía muerta. Hay que seguir la senda larga y estrecha, porque no hay otra que funcione. Y cuando llegue ese día, cuando el último país del mundo haya derogado la última ley que considere matar como un derecho, nos preguntaremos con espanto: ¿Cómo fue posible? ¿Cómo pudimos ser tan atroces, tan inhumanos? ¿Cómo pudimos estar tan ciegos?

Y, anticipándome a ese día diré quienes son los culpables. Desde luego, las menos culpables de todas son las mujeres que, muy a menudo sin el más mínimo conocimiento de causa –aunque no siempre–, sufren el aborto. Estas mujeres suelen ser víctimas de su entorno. Empezando, en general, por el que la ha dejado embarazada que la suele empujar a abortar bajo la amenaza de abandono. Siguiendo, a menudo, por los padres que quieren quitarse un problema de encima. Continuando por los llamados centros de planificación familiar –hay que fastidiarse– que inmediatamente plantean como única alternativa, como un callejón sin otra salida, el aborto. ¿Sigo? También nos asombraremos de que los partidos políticos, para ganar votos, hayan vendido su alma, en mayor o menor medida, a esa corriente social. Unos a regañadientes y otros haciendo de ello bandera. ¿Sigo? Casi para terminar, nos asombraremos, como nos asombramos ahora de que la avaricia de los dueños de plantaciones les cegase hasta el punto de considerarse con derecho a esclavizar a seres humanos para vivir bien ellos, de que haya gente que se forre con el negocio de la muerte, hasta el punto, no solo de matar, sino de traficar con los órganos de los fetos muertos o de los embriones. Ellos son los auténticos traficantes de esclavos, en este caso traficantes de muerte, del siglo XXI. He dicho casi para terminar. Pero hay un escalón más en la pirámide de la depredación de vidas humanas. En el vértice están aquellos que han fomentado la cultura de la muerte como una forma de deteriorar los valores de una sociedad a la que quieren destruir para construir sobre sus cenizas un supuesto “paraíso”. “Paraíso” cuyos intentos para instaurarlo ya ha costado cientos de millones de vidas humanas en experimentos de ingeniería social espantosos, pero que no están dispuestos a reconocer a ese falso “paraíso” como lo que es: un infierno terrible y espantoso.

Por último, debo decir que en mi visión de una sociedad que haya despertado de la pesadilla del aborto, debería haber dos cosas importantes. La primera, una formación que crease la cultura de que cada vida humana es algo maravilloso más allá de que pueda traer complicaciones en ciertos casos. La segunda, una red de protección y ayuda para quienes esa vida pueda traer problemas difícilmente superables. Protección para que las madres para las que su hijo pueda ser una dura carga. Hacer que se vean protegidas de presiones que las empujen al aborto. Hacer que puedan recibir la ayuda necesaria para que puedan sacarlos adelante. Protección y ayuda para que los niños con enfermedades puedan recibir el cariño de sus padres. Medios para luchar medicamente contra esas enfermedades prenatales. Estoy leyendo un libro de la biografía de Jérôme Lejêune. Es el descubridor de la trisomía como causa de la enfermedad conocida como síndrome de Down. Cuando descubrió la causa, se lanzó, como buen médico que era, a intentar buscar una curación precoz de la enfermedad o, por lo menos un paliativo eficaz contra sus consecuencias. Pero cuando se hizo posible el diagnóstico precoz de la enfermedad, se tomó el camino de la eliminación de estos enfermos. Hoy en día, en nuestra civilizada sociedad, más del 90% de los que padecen trisomía son eliminados como desecho. Desaparecieron los fondos para esta investigación y el Dr. Lejêune fue condenado al ostracismo médico, su nombre fue prohibido para publicar en las principales revistas médicas, fue insultado, vilipendiado, amenazado, agredido. Esto nos causará asombro cuando despertemos. ¿Cómo los avances de la medicina pudieron llegar a primar –nos preguntaremos con espanto–, en nombre de ésta, la muerte sobre la vida? ¿Cómo en una sociedad que se gastaba miles de millones en investigación médica para curar enfermedades benignas, pudo cerrarse el grifo a una investigación para paliar o evitar los efectos devastadores de la trisomía tan sólo porque existía la alternativa del holocausto? Y no sabremos que responder. Nos quedaremos mudos. Pero yo, hoy, quiero ser una pequeña voz que, junto con otras, clama en el desierto. Quiero hacer mi parte insignificante en conseguir ese cambio de marea de la conciencia colectiva. Pase lo que pase, valga lo que valga, yo haré mi parte. Y estoy seguro de que, aunque diminuta, no será inútil. Si quieres ayudarme, difunde esto a todo el mundo y suma tu voz a las que ya lo están intentando. ¡Vamos a repetir con el aborto lo que ha pasado con la esclavitud! ¡Viva la libertad! ¡Viva la vida! No me cabe la menor duda: ¡la victoria será nuestra!



[1] Lo dicho en el texto no es cierto. Hay personas, como por ejemplo el filósofo Paul Singer que admiten incluso el infanticidio y están, creo, en su sano juicio en el sentido de que no están locos. Pero a estos los califico de perversos y creo que en esto, de momento, coincido con el 99,9% de los seres humanos. Creo, por tanto, que en el sentido literal de la expresión, no está en su sano juicio.

2 comentarios:

Alejandro dijo...

Lo de la trisomía es para mí lo que mejor muestra cómo hemos perdido el norte: por un lado tenemos el 21 de marzo, día del síndrome de Down, en el que todos nos ponemos el lacito correspondiente en la solapa para conmemorar tal fecha y nos compramos el calendario de turno para ayudar a los niños que lo padecen; por el otro, como bien indicas en el artículo, el 90% de los diagnósticos prenatales que dan como resultado síndrome de Down acaban en aborto. ¿No es una contradicción terrible?

Un gran éxito para los que son favorables a la legalización del aborto (pro-choice o pro elección, como se denominan ellos) es haber relacionado el estar en contra de él con el catolicismo: al haber cada vez una mayor proporción de no católicos o, al menos, personas alejadas del catolicismo, también el número de personas favorables a la legalización del aborto aumenta. Me parece un error porque ha habido no católicos como Gandhi y ateos como Pasolini que se han opuesto al aborto. Luego ha habido otras figuras, como Natalia Ginzburg, que, a pesar de creer en la necesidad de legalizar el aborto, lo consideraba un asesinato. "El derecho a abortar debe de ser el único derecho a matar que la gente debe pedir a la ley" decía ella.

Estoy de acuerdo con el paralelismo entre la esclavitud y el aborto estoy completamente de acuerdo, pero también es cierto que por desgracia a día de hoy hay muchas formas de esclavitud que no han sido eliminadas. Sí que es cierto que contra ellas se lucha abiertamente desde las instituciones y contra el aborto no.

Por último, dejo un artículo sobre cómo la lucha por los derechos del no nacido en EEUU originalmente no era un asunto precisamente de "carcas" ni reaccionarios:

http://www.theatlantic.com/politics/archive/2016/02/daniel-williams-defenders-unborn/435369/

Tomás Alfaro Drake dijo...

Hola Alejandro

Totalmente de acuerdo contigo Alejandro. La lucha contra el aborto no es una cuestión religiosa ni del catolicismo. Es defender la civilización humana y el principio de protección al débil. Desde el punto de vista ciantífico no cabe duda de que, desde el momento de la fecundación la célula resultante es a) humana, puesto que tiene toda la carga genética de un ser humana b) distinta de las células de la madre en la que está alojada. A partir de ahí es un principio civilizador, no católico, defender esa vida humana, la más débil y la más indefensa de todas. Hay que romper esa relación religión-pro vida e ir, civilización-pro vida. De ahí mi comparación con la esclavitud.

En cuanto a la contradicción, no hay tal. Unos somos los que conmemoramos la fecha y otros los que acaban con la vida de los trisómicos. Hay una dialéctica en la que, no me cabe duda, ganará la civilización.

No sé cuales son las formas de esclavitud que no hayan sido eliminadas en el mundo occidental. Por supuesto, sigue habiendo esclavitud en muchas partes del mundo.

Gracias por tu comentario. Interesantísimo el link que adjuntas.

Tomás