4 de marzo de 2016

Ayer, 3 de Marzo de 2016 cumplí 65 años

Ayer cumplí 65 años. Me encuentro mejor que nunca y si tuviera que decir cuál ha sido el mejor año de mi vida diría, sin duda, que el que acaba de terminar. Sin embargo, el futuro es impredecible. Por eso lo pongo en manos de Dios con una oración de Juan Pablo II cuando cumplió los mismos años que yo cumplí ayer, en 1985. No digo más porque lo estropearía.

Acto de abandono en la misericordia de Dios

Oración pronunciada por Juan Pablo II al cumplir 65 años, en 1985


Señor, hace ya sesenta y cinco años que me diste el don inestimable de la vida y, después de mi nacimiento, no has cesado de llenarme de tu gracia y de tu amor infinito. A lo largo de estos años se han entretejido grandes alegrías, pruebas, éxitos, fracasos, enfermedades, duelos… como le ocurre a todo el mundo. Ayudado por tu gracia y tu auxilio, he podido triunfar de estos obstáculos y avanzar hacia ti. Hoy me siento rico en mi experiencia y en el gran consuelo de haber sido colmado de tu amor. Mi alma te canta su reconocimiento.

Pero cada día veo a mi alrededor ancianos a los que envías fuertes pruebas: sufren parálisis, incapacitación, senilidad, y a menudo no tienen fuerza para rezarte. Otros han perdido el uso de sus facultades mentales y no pueden alcanzarte a través de su mundo irreal. Veo la vida de esas personas y me digo: «¿y si fuese yo?» Entonces, Señor, hoy mismo, mientras estoy todavía en posesión de todas mis facultades motrices y mentales, te ofrezco por anticipado mi aceptación de tu santa voluntad, y desde ahora quiero que si una u otra de esas pruebas me llegan, pueda servir para tu gloria y para la salvación de las almas. También desde ahora te pido que sostengas con tu gracia a las personas que tengan la ingrata tarea de prestarme su ayuda.


Si un día, la enfermedad invadiese mi cerebro y aniquilase su lucidez, desde ahora, Señor, mi sumisión está delante de ti y se seguirá de una silenciosa adoración. Si un día, un estado de inconsciencia prolongada tuviera que destruirme, yo quisiera que cada una de esas horas que tenga que vivir sea una serie ininterrumpida de acciones de gracias y que mi último suspiro sea también un suspiro de amor. Mi alma, guiada en ese instante por la mano de María, se presentará ante ti para cantar eternamente tus alabanzas. Amen.

2 comentarios:

M Victoria CL dijo...

!Preciosa oración!
Muchísimas feliciddades, Tomás...y que cumplas muchos más.
Un abrazo,
Victoria

Tomás Alfaro Drake dijo...

Gracias Mª Victoria.
Un abrazo.
Tomás