1 de septiembre de 2010

Frases 2-IX-2010

Tomás Alfaro Drake

Ya sabéis por el nombre de mi blog que soy como una urraca que recoge todo lo que brilla para llevarlo a su nido. Desde hace años, tal vez desde más o menos 1998, he ido recopilando toda idea que me parecía brillante, viniese de donde viniese. Lo he hecho con el espíritu con que Odiseo lo hacía para no olvidarse de Ítaca y Penélope, o de Penélope tejiendo y destejiendo su manto para no olvidar a Odiseo. Cuando las brumas de la flor del loto de lo cotidiano enturbian mi recuerdo de lo que merece la pena en la vida, de cuál es la forma adecuada de vivirla, doy un paseo aleatorio por estas ideas, me rescato del olvido y recupero la consciencia. Son para mí como un elixir contra la anestesia paralizante del olvido y evitan que Circe me convierta en cerdo. Espero que también tengan este efecto benéfico para vosotros. Por eso empiezo a publicar una a la semana a partir del 13 de Enero del 2010.

No crea usted a quien le diga que la juventud está hecha para divertirse: la juventud no está hecha para el placer; está hecha para el heroísmo. Es verdad, un hombre joven necesita heroísmo para resistir a las tentaciones que le rodean, para creer él solo en una doctrina despreciada... para estar solo contra todos, para ser fiel contra todos. Pero, “tened valor, que yo he vencido al mundo...”. La virtud es la que nos hace hombres. La castidad le hará a usted vigoroso, ágil, alerta, penetrante, claro como un toque de clarín y esplendoroso como el sol de la mañana. La vida le parecerá a usted llena de sabor y gravedad, y el mudo, lleno de sentido y de belleza.

Carta de Paul Claudel a Jaques Rivière en 1906.

4 comentarios:

Otorrino Huelva dijo...

Muy buen blog, me gusta mucho, siempre lo visito, un saludo!

Anónimo dijo...

Hola otorrino, soy Tomás Alfaro. Me alegra que te guste el blog y te agradezco las visitas.

Un abrazo.

Tomás

Juan GM dijo...

Gracias, Tomás, por estas citas sobre la juventud. ¿Podemos ampliar un poco a todas las virtudes? En el DRAE castidad se define como: "Virtud de quien se abstiene de todo goce carnal". Y como goces carnales también están los que no tienen que ver con el sexo. "La virtud es la que nos hace hombres", dice Claudel. Debemos por tanto hablar de todas las virtudes, las cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza, y las teologales: fe, esperanza y caridad. Hablar de ellas, profundizar en ellas con ejemplos, siendo uno mismo ejemplo, es muy importante en la actualidad. Creo que el héroe de hoy es quien las practica en su vida.
Un abrazo
Juan GM

Anónimo dijo...

Hola Juan GM, soy Tomás:

Cierto, la virtud es la que nos hace héroes. De hacho Virtus-virtutis, en latín, si mi recuerdo de esa lengua no me falla, quiere decir fuerza. Para ser virtuoso hay que ser fuerte, para ser vicioso, no hay más que dejarse llevar.

Una puntualización a la definición de la RAE de castidad. La castidad no es, creo yo, abstenerse de todo gozo carnal, en sentido estricto o amplio. La castidad es disfrutar de ese goce según el orden para el que ha sido establecido. Isabel Allende, nada sospechosa de puritanismo, en su obra "El plan infinito" dice una frase que me parece luminosa: "El amor es la música y el sexo es el instrumento". Si el goce sexual se usa para la música del amor, se es casto. Si no, es como jugar al tenis con un violín. Se rompe el violín y se pierde el partido. Naturalmente, hay que entender bien eso del amor. No es el sucedaneo que se presenta ahora y que es sólo una coartada (ese sucedáneo), precisamente, para justificar ese goce sexual desordenado dentro de la vida. El amor que es música de el instrumento del sexo es un proyecto de vida contra todos los vientos y mareas de la vida, para dar nueva vida virtuosa.

Hay personas que el AMOR de su vida es Dios y por amor a Él renuncian a otro amor y hacen un voto de castidad. En ellos sí es la castidad la abstención de todo goce sexual. Pero no por masoquismo, sino por un Amor con mayúsculas.

En fin, gracias por el comentario.

Un abrazo.

Tomás