22 de mayo de 2010

¿Inventar la vida?

Tomás Alfaro Drake


Ayer, apareció en los periódicos la noticia de que un científico había construido una célula viva en el laboratorio. A mi amigo Paco Cuéllar, antiguo animador de este blog con sus polémicas de ateísmo militante, al que echaba de menos de desde hacía mucho, le faltó tiempo para entrar con un comentario en una entrada mía ya muy antigua.

Me dice, en ese comentario que traigo aquí para evitar a los seguidores de este blog ir a buscarlo a la noche de los tiempos:

Amigo Tomás, ¡cuánto tiempo! Una noticia que acabo de ver en TV me ha hecho recordar este debate en el que te hablaba de la vagancia de Dios. Te decía: si la creación está dirigida por un diseñador inteligente, ¿cómo es posible que tarde 2500 millones de años en crear un organismo unicelular? La noticia que he oído es que un científico acaba de crear la primera célula artificial; o sea, el hombre, guiado por su inteligencia, ha tardado... 2500 años en crear una célula, ¡1.000.000 de veces ants que Dios! ¿Dónde está el diseño inteligente?

Le agradezco enormemente su comentario, porque era exactamente sobre eso sobr lo que quería hacer mi entrada. Pero esto no es nuevo para mí. El día 27 de Enero del 2008, publiqué una entrada, que el que quiera puede ir a buscar, sobre este tema, porqie el día anterior, el mismo científico que ahora parece haber creado una célula en el laboratorio, Craig Venter, anunció que esto ocurriría pronto. Bueno, parece que ya ha ocurrido. Pero Paco Cuéllar llega con más de dos años de retraso. Digo ahora casi lo mismo de lo que dije entonces. Si nos pasamos por cualquier museo del mundo, es posible que veamos un copista, ante, digamos por poner un ejemplo, el cuadro de Chagall de la nueva Jerusalén bajando del cielo, que es un cuadro que pintó Chagall casi con 90 años, copiándolo con una exactitud asombrosa. Hasta ha habido casos de falsificaciones casi imposibles de diferenciar del original. ¿Diremos que el copista, que además es un jovenzuelo, es un artista a la altura de Marc Chagall? Indudablemente no. No ha creado nada, no ha inventado nada. Probablemente jamás llegará a hacer una obra de arte original. No podría hacer nada relevante si antes, un auténtico artista no le hubiera dado el modelo. Pues Craig Venter es tan sólo es copista. Naturalmente que Chagall caminaba sobre hombros de gigantes y que su arte se apoyaba en una larga historia de pintores que, desde las cuevas de Altamira, han ido marcando el camino del arte pictórico.

Craig Venter es, por tanto, un simple copista. Pero además, Dios es más artista que Marc Chagall, en el sentido de que la historia de la vida la ha hecho Él solito, no como Chagall, que, gracias a Dios, se ha apoyado en hombros de gigantes. A mi amigo Paco Cuéllar, parece preocuparle mucho el tiempo que tardó Dios en crear la vida. Pero es que no entiende que el tiempo es tan sólo una limitación de nuestros sentidos. Simplemente, sólo podemos percibir secuencialmente aquello que ya está hecho. Eisntein descubrió el espacio-tiempo como un continuo del que nuestra percepción del tiempo son sólo lonchas cortadas de él, que nosotos sólo percibimos de una en una según se van cortando. Así pues, Dios no tardó nada en crear la vida, creó fuera del tiempo, TODO el espacio tiempo de golpe, aunque nosotros, simples criaturas lo percibamos loncha a loncha y digamos que la primera célula apareció 2500 millones d lonchas en crear una primera célula. Querido Paco, Dios es mucho más grande que tú, que yo y que el copista Craig Venter. Un antiguo proverbio chino dice: “El que se sienta en el fondo de un pozo para mirar el cielo, lo encontrará pequeño. ¿Por qué no sales del fondo de tu pozo? Dios ES la historia de la vida, Dios ES la historia de la inteligencia, Dios ES el que ha creado esa historia simultánea y cuando la hizo, ya veía a Caig Venter, al que le había regalado la inteligencia, copiando su primera célula y a ti, escribiéndome en el blog para intentar negarle. Como decía Jostein Gaarder en El misterio del solitario: “Dios está sentado en el cielo, riéndose porque los seres humanos no creen en Él”. Sin embargo, Dios nos ha hecho libres. Con nuestra actividad libre podemos modificar de forma parcial la forma del espacio tiempo creado por Él, para cambiar, hasta cierto punto, el devenir de las cosas. Y nos ha dado, suficientes pistas para que le encontremos si nuestra libertad quiere, pero no tantas como para que nuestra inteligencia no pueda negarle libremente. Y nos ha hecho libres para que pudiéramos amarle y encontrásemos así la felicidad. Porque el amor no es posible sin libertad. ¿Quién puede querer a otra persona porque alguien le obligue? Así es Él. Creemos cuando nuestra razón, son violentarse, pero sin una prueba absoluta, se adhiere al amor creador sobrenatural de Dios. Y entonces podemos amarle sobrenaturalmente.

Pero esa libertad, conlleva una responsabilidad moral. Copiar células no e malo ni bueno en sí mismo. Esas células que el hombre pueda copiar, se pueden usar para que produzcan sustancias que curen enfermedades o para que produzcan toxinas capaces de matar a millones de personas.
En esta situación, copio textualmente las conclusiones a las que, hace unos años llegaron un grupo de premios nobel de distintas ramas del saber agrupados en una asociación que lleva el nombre de Nova Spes; “Nueva Esperanza”:

DECLARACIÓN DE 12 PREMIOS NOBEL HECHA EN
ROMA EL 22 DE DICIEMBRE DE 1980

NOVA SPES, Movimiento Internacional para la promoción de los valores y del desarrollo humano.

J. Dausset Medicina Francia
C. de Duve Medicina Bélgica
L. Eccles Medicina Austria
F. O. Fischer Química Alemania
L. R. Klein Economía U.S.A.
H. A. Krelos Medicina Gran Bretaña
F. A. von Hayek Economía Gan Bretaña
S. Ochoa Medicina España
I. Pricogine Química Bélgica
C. H. Townes Física U.S.A.
M. F. H. Wilkins Medicina Gran Bretaña
R. S. Yallow Medicina U.S.A.

“Nosotros, ganadores del premio Nobel, compartimos con Alfred Nobel su preocupación por que la ciencia sea beneficiosa para la humanidad.

La ciencia ha proporcionado grandes bienes y nosotros esperamos que continúe proporcionándolos en adelante.

Sin embargo, el conocimiento científico se ha aplicado en ocasiones de forma absolutamente indeseable, como en la guerra, por ejemplo, al tiempo que su utilización para fines buenos puede tener efectos secundarios inesperados que no son deseables.

Además, la soberbia intelectual que la ciencia ha proporcionado, ha cambiado la idea que la humanidad tiene de sí misma y de su lugar en el universo, lo que ha llevado a los seres humanos a un empobrecimiento espiritual y a un vacío moral. (El casmbio de tasmaño de letra es mío)

Creemos que los científicos deben tener una especial sensibilidad ética y estamos deseosos de derribar la tradicional barrera –o incluso oposición– entre la ciencia y la religión.

Las Iglesias, sin duda, pueden desempeñar un papel importante en el intento por conseguir este objetivo; y en particular reconocemos que la Iglesia católica está en una situación única para aportar una orientación moral a escala mundial”.

Aunque desde 1980 hasta ahora ha pasado más de un cuarto de siglo, me parece que estas palabras son ahora, si cabe, de más actualidad que entonces.

1 comentario:

raquel dijo...

Desde luego, la reflexión de Paco es bastante precipitada. No se entiende mucho de donde saca los plazos (eso de los 2500 años… estamos hace mucho más tiempo sobre la Tierra, ¿no?), pero le anima pensar que estas pequeñas avanzadillas de la ciencia puedan demostrar algún día que Dios no existe.
El procedimiento es conceptualmente muy simple dentro de la ingeniería genética, y muy antiguo: fabricar una secuencia de ADN a partir de sus componentes (pares de bases nitrogenadas), que se han sacado de una célula viva, o incluso a partir de “bloques de material genético”, como dice la noticia, para insertarla en el citoplasma de otra célula viva (y similar, ambas células eran micoplasmas) a la que lógicamente habrán tenido que extraer su propio material genético. La célula “transplantada” está lista para funcionar. Como el que manda en la célula es ADN, pues el citoplasma obedece.
Si no es un error de traducción, qué vanidosa y exagerada la afirmación de Craig: "Ésta es la primera célula sintética que ha sido CREADA”. Debería decir, más bien fabricada o construida a partir de unos componentes, como cualquier otra cosa de las que el hombre ha hecho en el devenir de la Historia.
A los ateos les suena muy atractivo eso de que el hombre pueda CREAR vida… entonces no hace falta el Creador. Pero según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, crear es producir algo de la nada, cosa que no es lo que el equipo de Craig ha hecho. Producir algo de la nada sólo se le puede atribuir a Dios. Pero ¡qué razón tiene el Génesis al mostrarnos el pecado original que susurra incansable en todos los oídos “seréis como dioses”!
(Viene al caso la noticia reciente: El Ministerio de Sanidad lleva al extremo la eliminación del "lenguaje sexista" bajo las consignas del ministerio de Aído. Ya no nacerán más bebés, neonatos, o recién nacidos...serán "criaturas", que es un término femenino, para erradicar "sexismos del lenguaje". ¡Qué desliz de la progresía poco cultivada que nos gobierna: eso de “criaturas” presupone la existencia de un Creador!)
"Es un logro ciertamente asombroso" dice el doctor Anthony Forster, biólogo molecular de la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee, Estados Unidos. Pero subraya que "esta investigación ciertamente no creó una forma de vida verdaderamente sintética, porque el genoma sintético fue colocado en una célula que ya existía".
Es una pena que un científico se preste al juego de la manipulación del lenguaje, pero los experimentos han costado 40 millones de dólares y habrá que pagarlos, o al menos intentarlo dándoles publicidad con ese método tan del gusto de los totalitarismos de nuestra época de utilizar el lenguaje para manipular a las masas.