2 de mayo de 2010

La Santa Sede y la Legión de Cristo

Tomás Alfaro Drake

Hoy la entrada del blog no puede ir de otra cosa que sobre el comunicado de la Santa Sede sobre la Legión de Cristo. Al que le interese este tema, se ha desayunado con la noticia, dada parcialmente y de forma más o menos fiable según el medio, del pronunciamiento preliminar de la Santa Sede sobre el asunto de la Legión de Cristo. Quiero publicar el texto completo del comunicado aparecido hoy en ZENIT. Es tan breve como conciso y directo.

Pero también quiero contar mi experiencia personal. Desde éste mes de Septiembre he pensado más de una vez hacer una entrada sobre esto, pero siempre decidía no hacerlo, porque quería esperar a que Pedro se pronunciase. Como ya lo ha hecho, me siento libre de contaros esa trayectoria. Sí he respondido a comentarios de otros sobre este tema, como un comentarista más, aunque identificándome.

En varias ocasiones he publicado en este blog entradas expresando mi apoyo incondicional a la Legión de Cristo. El primero fue cuando en 2006, el Papa ordenó al P. Maciel que se retirase a una vida de oración y penitencia. Interpreté erróneamente ese mensaje pensando que era una manera sutil del Papa para evitar habladurías sobre el P. Maciel y escribí una cosa con el título de "Hombro con hombro con la Legión de Cristo" o algo así. Decía en él que muchos legionarios me habían acercado mucho a Cristo y que mi vida sería hoy más gris y triste sin ese acercamiento, auspiciado por esos legionarios. Posteriormente cuando murió el P. Maciel, escribí un obituario lleno de alabanzas a su persona. Cuando supe lo de su hija, en Enero del 2009, poco después de la ordenación de mi hijo Rodrigo, acepté este hecho, pero no el de la pederastia y pensé en el P. Maciel como un débil pecador que caía y se levantaba, en sus debilidades de la carne.

No fue hasta este verano cuando, a través de legionarios que buscaban valientemente la verdad, supe de ésta en toda su brutal crudeza. Estuve desde entonces pensando en escribir algo que no escribí por las razones antes dichas. No obstante, sí que conté los hechos y mis opiniones, en persona o por escrito, a todos los superiores de la Legión a los que conocía, a personas del Regnum Christi especialmente próximas, a quien lleva la comunicación de la Legión a nivel mundial, a los miembros del Regnum Christi de mi grupo y a mis más allegados colaboradores. También he respondido a quien me ha venido a preguntar de motu propio, así como en mi blog, donde he tenido un par de entradas de personas que me preguntaban, una con buena voluntad y otra, no tanto.

Puedo decir que en todas estas conversaciones, cartas y respuestas, mis puntos de vista coincidían casi literalmente con los términos del comunicado de la Santa Sede. Resumo ahora brevemente esos puntos de vista míos. Los del comunicado los podéis leer vosotros mismos.

1º Rechazo absoluto a una conducta del P. Maciel que no era fruto de la debilidad de un hombre pecador, sino de un propósito deliberado, sobre el que tejió una red de secretismo y ocultamiento que se ha convertido en un lastre para la Legión de Cristo.

2º Reconocimiento total de que, a pesar de la conducta del fundador, la Legión de Cristo era una obra de Dios que resplandecía en sus obras y en sus cientos de hombres y mujeres, sacerdotes y consagrados, intachables en sus vidas y en sus obras y que, como siempre he sostenido y sigo haciendo, me han acercado a Cristo y a los que, por este hecho, estaré en deuda con ellos durante toda mi vida. Sigo creyendo esto firmemente.

3º El convencimiento de que estos hombres y mujeres que habían dado un sí a Cristo de una radicalidad y heroísmo impresionantes, aunque fuesen utilizados, eran los auténticos fundadores de la Legión de Cristo. El misterio insondable de la fidelidad de Cristo ha hecho que alrededor de un tronco podrido, cientos de raíces diesen lugar a una obra de Dios llena de cosas extraordinariamente buenas que merecen ser salvadas a través de un proceso de purificación.

4º La aceptación, por aquello de la presunción de inocencia, de que ningún legionario sabía esto antes del primer pronunciamiento del Papa, pero que, en cualquier caso, la cúpula de la Legión tenía la obligación de haberlo sabido y que, por tanto, era una ignorancia que en términos jurídicos se llamaría "culposa".

5º El convencimiento de que, tras del primer pronunciamiento del Papa, se había hecho, una pésima utilización de la información, ocultando la verdad a quienes tenían derecho a saberla. Sin embargo, creo que esta ocultación ha sido sobre todo por debilidad y sólo en pocos casos, si los ha habido, por mala voluntad. Y la debilidad es patrimonio de la humanidad. También expresaba que en este ocultamiento había jugado un papel importante los reflejos condicionados creados en muchos legionarios por el sistema de ocultamiento creado por el P. Maciel.

6º La constatación de que este mal uso de la verdad tras el primer pronunciamiento del Papa, había creado profundas heridas en muchos legionarios, no tanto por la conducta del P. Maciel, sino por haberse sentido engañados.

7º El convencimiento de que la prueba del 9 de que la Legión de Cristo se había purificado, tendía lugar cuando esas heridas de esos legionarios hubiesen sido sanadas, si no del todo, hasta el punto que les permita el perdón y la reconciliación y pueda así cerrarse la herida, más grave, que desgarra a la Legión de Cristo como un cuerpo.

Cual es mi postura hoy. Amo a la Legión de Cristo y al Regnum Christi, al que pertenezco y, si Dios me ayuda, seguiré perteneciendo, con toda mi alma. La quiero más que antes si cabe porque las heridas crean humildad, en mí y el la Legión y desde la humildad es más fácil "aprender a amar a nuestro mezquino prójimo con nuestro mezquino corazón". El amor angélico no está al alcance de una humanidad caída. Estoy dispuesto a ser, con toda la modestia del mundo, un pequeño glóbulo rojo, o leucocito o plaqueta o lo que Dios quiera para, con su ayuda coadyuvar a la purificación de la Legión de Cristo y a la mía propia y a la sanación de las heridas de TODOS los legionarios y miembros del Regnum Christi DESDE DENTRO. Sigo creyendo que mi vida estaría hoy más alejada de Cristo y sería, por tanto, más gris y triste si no hubiese conocido a los legionarios de Cristo que me han acercado a Él y me han hecho amar a la Legión de Cristo.

Y ahora, aquí está el comunicado íntegro de la Santa Sede para que cada uno juzge.



Comunicado de la Santa Sede sobre los Legionarios de Cristo

Al final de la visita apostólica

CIUDAD DEL VATICANO, sábado, 1 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- Publicamos el comunicado que ha emitido la Santa Sede este sábado sobre los Legionarios de Cristo tras las reuniones mantenidas entre el 30 de abril y el 1 de mayo en el Vaticano por los cinco visitadores apostólicos.

* * *

1. En los días 30 de abril y 1 de mayo, el cardenal secretario de Estado ha presidido en el Vaticano una reunión con los cinco obispos encargados de la visita apostólica a la congregación de los Legionarios de Cristo (monseñor Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid: monseñor Charles Chaput, O.F.M.Cap, arzobispo de Denver; monseñor Ricardo Ezzati Andrello, SDB, arzobispo de Concepción; monseñor Giuseppe Versaldi, obispo de Alessandria; monseñor Ricardo Watty Urquidi, M.Sp.S., obispo de Tepic). En ella han participado los prefectos de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, y el sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado.

Una de las sesiones se ha desarrollado en presencia del Santo Padre, a quien los visitadores han presentado una síntesis de sus relaciones, ya enviadas anteriormente.
Durante la visita, han sido entrevistados personalmente más de mil Legionarios y han sido analizados varios centenares de testimonios escritos. Los visitadores han visitado casi todas las casas religiosas y muchas obras de apostolado dirigidas por la congregación. Han escuchado de palabra o leído por escrito el juicio de muchos obispos diocesanos de los países en los cuales trabaja la congregación. Los visitadores también han hablado con numerosos miembros del Movimiento "Regnum Christi", aunque éste no era objetivo de la visita, en particular hombres y mujeres consagrados. Han recibido también una notable correspondencia por parte de laicos comprometidos y de familiares de miembros del Movimiento.

Los cinco visitadores han dado testimonio de la acogida sincera que se les ha dispensado y el espíritu de colaboración activa mostrado por la congregación y por los diferentes religiosos. Aunque actuaron independientemente, han llegado a una valoración ampliamente convergente y a un juicio compartido. Han atestiguado que han encontrado un gran número de religiosos ejemplares, honestos, llenos de talento, muchos de los cuales jóvenes, que buscan a Cristo con celo auténtico y que ofrecen toda su existencia a la difusión del Reino de Dios.

2. La visita apostólica ha podido comprobar que la conducta del padre Marcial Maciel Degollado ha causado consecuencias serias en la vida y en la estructura de la Legión, hasta el punto de que requiere un camino de profunda revisión.

Los gravísimos y objetivamente inmorales comportamientos del padre Maciel, confirmados por testimonios incontrovertibles, representan, en algunos casos, auténticos delitos y manifiestan una vida sin escrúpulos ni auténtico sentimiento religioso. Esta vida era desconocida para gran parte de los Legionarios, sobre todo por el sistema de relaciones entretejido por el padre Maciel, quien hábilmente había sabido crearse pretextos, ganarse la confianza, amistad y silencio de los que le rodeaban y reforzar su propio papel de fundador carismático.

En ocasiones, un lamentable descrédito y alejamiento de cuantos dudaban de su recto comportamiento, así como la errada convicción de no querer dañar el bien que la Legión estaba realizando, habían creado a su alrededor un mecanismo de defensa que le permitió ser inatacable durante mucho tiempo, haciendo que, por consiguiente, fuera muy difícil conocer su verdadera vida.

3. El celo sincero de la mayoría de los Legionarios, que ha emergido también en las visitas a las casas de la congregación y a muchas de sus obras, apreciadas por numerosas personas, ha llevado a muchos en el pasado a retener que las acusaciones, que iban siendo cada vez más insistentes y se iban multiplicando, no podían ser más que calumnias.

Por lo tanto, el descubrimiento y el conocimiento de la verdad acerca de su fundador ha provocado en los miembros de la Legión una sorpresa, desconcierto y profundo dolor, que los visitadores han evidenciado de diferentes maneras.

4. De los resultados de la visita apostólica han surgido con claridad estos elementos entre otros:

a) La necesidad de redefinir el carisma de la congregación de los Legionarios de Cristo, preservando el núcleo verdadero, el de la "militia Christi", que caracteriza la acción apostólica y misionera de la Iglesia y que no se identifica con la eficiencia a toda costa;

b) La necesidad de revisar el ejercicio de la autoridad, que debe estar unida a la verdad, para respetar la conciencia y desarrollarse a la luz del Evangelio como auténtico servicio eclesial;

c) La necesidad de preservar el entusiasmo de la fe de los jóvenes, el celo misionero, el dinamismo apostólico, por medio de una adecuada formación. De hecho, la desilusión sobre el fundador podría cuestionar la vocación y ese núcleo de carisma que pertenece a los Legionarios de Cristo y es propio de ellos.

5. El Santo Padre quiere asegurar a todos los Legionarios de Cristo y a los miembros del "Regnum Christi" que no se quedarán solos: la Iglesia tiene la firme voluntad de acompañarles y de ayudarles en el camino de purificación que les espera. Éste comportará también un encuentro sincero con cuantos, dentro y fuera de la Legión, han sido víctimas de los abusos sexuales y del sistema de poder aplicado por el fundador: a ellos se dirige en este momento el pensamiento y la oración del Santo Padre, junto con la gratitud hacia quienes, a pesar de grandes dificultades, han tenido la valentía y la constancia para exigir la verdad.

6. El Santo Padre, agradeciendo a los visitadores por el delicado trabajo que han desarrollado con competencia, generosidad y profunda sensibilidad pastoral, se ha reservado la facultad para indicar próximamente las modalidades de este acompañamiento, comenzando por el nombramiento de su delegado y de una comisión de estudio de las constituciones.

A los miembros consagrados del Movimiento "Regnum Christi", que lo han pedido con insistencia, el Santo Padre enviará un visitador.

7. Por último, el Papa renueva a todos los Legionarios de Cristo, a sus familias, a los laicos comprometidos en el Movimiento "Regnum Christi", su aliento en este momento difícil para la congregación y para cada uno de ellos. Les exhorta a no perder de vista que su vocación, surgida del llamamiento de Cristo y animada por el ideal de testimoniar al mundo su amor, es un auténtico don de Dios, una riqueza para la Iglesia, el fundamento indestructible sobre el cual construir el futuro personal y el de la Legión.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Tomas,

Me ha parecido (doblemente) fascinante tu entrada: fascinante por la condena y por el reconocimiento a grupo.

Es un tema que discuto mucho últimamente con mis compañeros de oficina pues muchos de ellos llevan a sus niños a colegios de los Legionarios. Y aunque mis proximidad a la religión es igual a 0 (¡ tienes lectoras muy polivalentes!), siempre he tratado de defender con ellos la postura que tan bien has plasmado en tu blog (eso sí, dejando de lado las valoraciones estrictamente religiosas).

Es una cuestión de sentido común: Quien tenga un mínimo conocimiento de lo que es una religión (que algo tengo), sabe que se trata de una forma de vida inspirada en unos principios, y no se puede confundir lo que haga uno de sus miembros con la doctrina de esa religión.

El Sr. Maciel ha sido – perdóname la expresión - una manzana podrida en la Iglesia Católica, pero de ello no se puede deducir que todos los católicos estén podridos. El fundador del cristianismo fue Jesucristo, y iglesia católica es una iglesia cristiana. Desde la aparición del cristianismo, siempre han aparecido "indeseables" entre sus seguidores, pero por eso no puede generalizarse y condenar a todos los cristianos, ni a todos los católicos.

Pero ojo, esos indeseables no están, ni mucho menos, sólo presentes el ámbito religioso, ejemplos tenemos para aburrir, basta mirar a la política española de cualquier color para empezar la lista.

Creo que la gente practicante debe de estar orgullosa de pertenecer a la iglesia. Pero nada de ello impide reconocer que hay casos imperdonables de pederastia, y de otras cosas, dentro de la Iglesia como puede suceder, y de hecho sucede en otros ámbitos. Pero eso no le da derecho a nadie a enjuiciar y condenar a todos por igual.

Yo no me siento identificada con este tipo de sacerdotes. Ni los apoyo, ni les aplaudo sus actos aberrantes. Pero, por favor, hay muchos sacerdotes dejándose la piel al lado del que sufre, exponiendo sus vidas por defender la dignidad de muchos que no tienen voz, hay muchas obras sociales que se llevan a cabo gracias a la Iglesia (y repito, mi cuadrito de la declaración de la renta es para “otros fines sociales”). Y en los países mal llamados tercermundistas, la iglesia hace un trabajo de concientización de la gente, de apoyo, de acompañamiento y rescate de la dignidad de la persona. Y en algunos lugares, la iglesia llega a ser motor de cambio para algunos sistemas y gobiernos opresores.

No echemos a todos en el mismo saco, valoremos las cosas positivas, no nos quedemos sólo en lo feo, que en todas partes cuecen habas y todos los pájaros comen arroz pero el toti carga todas las culpas.

Un saludo y de nuevo, enhorabuena.

Anónimo dijo...

Querida Anónima:

Lo primero, millones de gracias por este comentario, principalmente viniendo de una persona que su "proximidad a la religión es igual a 0". Me encanta tener lectoras como tú. En otros países hay cantidad de intelectuales que, desde fuera de la Iglesia, reconocen la inmensa labor que hace ésta, a pesar de que hay en ella hombres podridos, como lo era el P. Maciel (no te tienes que disculpar por decirlo, es la verdad y la verdad os hará libres, nos ha sido dicho).

Lo segundo, que ya me gustaría que muchos católicos practicantes tomasen lecciones de ti, que afirmas estar lejos de la Iglesia. Cristo tiene muchos caminos para encontrarle, pero el de instalarse acomodaticiamente en una creencia cómoda y estereotipada no es una de ellas. Ya lo dijo Cristo: no todo el que dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre. ¡Cuanta gente que no dice Señor, Señor está más cerca del Reino de los Cielos que muchos católicos seguritos. Lo que ha pasado en la Legión de Cristo es un aldabonazo para que estemos menos seguritos y hagamos más su voluntad.

San Anselmo tiene una oración maravillosa de la búsqueda inquieta del rostro de Cristo que acaba con una frase maravillosa.

Te buscaré deseándote, te desearé buscándote, amándote te encontraré, encontrándote te amaré.

Y es que el cristianismo, o es un encuentro personal con Cristo, o no es nada. Pero cuando uno se lo ha encontrado, el poder dejarse abrazar por Él en la Reconciliación y el poder tenerle dentron en la comunión, es una maravilla inigualable.

Te deseo con toda mi alma ese encuentro. Me parece que Cristo está más cerca de ti de lo que crees.

Un fuerte abrazo.

Tomás

Anónimo dijo...

Buena expedición y este post me ha ayudado mucho en mi asignacion de la universidad. Agradecimiento usted como su información.

Anónimo dijo...

Hola Anónimo:

Soy yo el agradecido por su buena voluntad. En la medida de su fe le pido sus oraciones para que lo que de bueno hay en la Legión de Cristo, que es mucho, salga purificado de esta durísima prueba que Dios ha permitido.

Si quiere algo de la Universidad, trabajo en ella y estaré encantado de ayudarle.

Un abrazo.

Tomás

Anónimo dijo...

Thanks a lot for writing this, it was unbelieveably informative and told me a ton

Anónimo dijo...

Hello Anónomo, I am Tomás

Thanks to you for reading my blog. I`m happy if it has help you in some way.

Happy Christmas

Tomás

Anónimo dijo...

post impresionante. Realmente disfruté la lectura de su blog.

Anónimo dijo...

Querido Anónimo, soy Tomás. Me alegro que le haya parecido bien este post. He procurado aplicar la frase evangélica de que "la verdad os hará libres".

Bienvenido al blog y estaré encantado de responder a cualquier comentario que tenga a bien hacer sobre cualquier post.

Un abrazo.

Tomás