27 de junio de 2012

Frases 27-VI-2012


Ya sabéis por el nombre de mi blog que soy como una urraca que recoge todo lo que brilla para llevarlo a su nido. Desde hace años, tal vez desde más o menos 1998, he ido recopilando toda idea que me parecía brillante, viniese de donde viniese. Lo he hecho con el espíritu con que Odiseo lo hacía para no olvidarse de Ítaca y Penélope, o de Penélope tejiendo y destejiendo su manto para no olvidar a Odiseo. Cuando las brumas de la flor del loto de lo cotidiano enturbian mi recuerdo de lo que merece la pena en la vida, de cuál es la forma adecuada de vivirla, doy un paseo aleatorio por estas ideas, me rescato del olvido y recupero la consciencia. Son para mí como un elixir contra la anestesia paralizante del olvido y evitan que Circe me convierta en cerdo. Espero que también tengan este efecto benéfico para vosotros. Por eso empiezo a publicar una a la semana a partir del 13 de Enero del 2010.

El hombre no puede vivir en la desesperación, aunque como tesis y programa la afirme. La vivencia de la desesperación puede ser muy honda y verdadera, mas nunca hasta el extremos de ser desesperación la existencia... la realidad humana no puede estar constituida en la desesperación. [...] Un hombre sin esperanza sería un absurdo metafísico... la necesidad de creer, esperar y amar pertenece constitutiva e ineludiblemente a nuestro ser. Somos nuestras creencias, nuestras esperanzas y nuestras dilecciones, y con ellas contamos, sabiéndolo o no, en la ejecución de cualquiera de los actos de nuestro vivir personal. (Las cursivas son de Laín Entralgo)

Pedo Laín Entralgo, La espera y la esperanza. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífico Laín, es de agradecer que lo traigas al blog. El otro dia volví a releer gran parte de su libro "Cuerpo y Alma", buscando una referencia suya. En sus escritos siempre están presentes la maestria y la humildad, cualidades del sabio, como él.
Saludos
Juan

Anónimo dijo...

Cierto, gran ser humano Don Pedro Laín.

Gracias Juan y un abrazo.

Tomás