11 de junio de 2008

¿Excusas?

Cómo esto de los blogs es todavía un misterio para mí, hoy me he dado cuenta de que varias entradas que había realizado desde finales de Mayo no se habían publicado en su momento. Las he publicado ahora juntas, lo que supone un "atracón" para un supuesto lector del blog. ¿Debo pedirle disculpas? Lo hago.

Un saludo.

Tomás Alfaro Drake.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada de excusas: el atracón es un placer intelectual.

Los supuestos lectores estamos ahí. Aunque no siempre podamos enviar comentarios que enriquezcan tu aportación, estamos ahí. Y agradecidos..

pedromr

Juan-Luis dijo...

no te preocupes, no es ningún atracón, jejejejeje...es un festín...Gracias!

abrazo!

Nacho AC dijo...

Hola Tomas!! Llegue a tu blog por Marcelo Scooco que me lo comento.

No tuve tiempo de leerlo todavia, porque estamos en mitad de examanes y entregas jaja

Como soy tambien fan de los blogs y me interesa escribir, te dejo la dirección de mi blog..un poco caotico tambien..

www.nachoac.blogspot.com

un abrazo

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Tomás. Aprovecho para comentar públicamente una duda, que quizá tenga más gente.
Quiero pensar que Dios no juega con nosotros (intuyo que no es así), para lo cual me viene bien saber la justificación de la existencia del demonio.
De siempre me han contado que estar en presencia de Dios, en el Paraíso, es suficiente para que vivamos toda la eternidad felices. Obviamente esto debe ser con el demonio lejos, en su infierno, porque en un momento dado el demonio se "coló" en el Paraíso, y tentó a Adán y Eva, alejándoles de Dios, aunque ellos estuvieran en su presencia. Asimismo, uno de sus ángeles se alejó de Él, haciendo uso de su libertad. ¿Cómo pudo alejarse de Él, que es bondad y luz infinitas? Parece entonces que el mal no tiene que ver con el demonio, sino que es ausencia de Dios, ya que el mal, personalizado en el demonio, debe ser simultáneo a su aparición. ¿Cómo puede "haber" ausencia de Dios estando delante de Él? Según esto, aunque estemos en el Paraíso, seguimos teniendo libertad, y en cualquier momento podemos renunciar a Dios. Siendo tan poca cosa como somos, dudo de que podamos sustraernos a la belleza infinita de Dios en algún momento. Pero el demonio debía ser tremendamente fuerte y grande, para poder ser capaz de alejarse de Él. Pero, ¿cómo Dios lo pudo permitir?
Por otra parte, Dios no ha podido evitar crearnos, puesto que al ser Amor, necesita darlo. ¿Tanta necesidad tiene, que nos crea, a pesar de lo que nos vamos a encontrar en la tierra, e incluso la posibilidad de condenarnos?
La verdad es que siento que son unas preguntas tremendamente simplonas, y que en cierto modo me alejan de la aceptación tácita y sin contemplaciones del verdadero Amor, que está en nosotros, y que seguro que es así. Pero me suelen asaltar ciertas dudas, y creo que es conveniente pensar más sobre Dios.
Un fuerte abrazo