17 de diciembre de 2008

Otra respuesta más (la última) a Paco Cuéllar

En mi última entrada dije que probablemente no volvería a hacer posts en el blog hasta Enero. Bueno, pues antes de salir de viaje, hago este para responder por enésima vez a Paco Cuéllar.

Paco Cuellar ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Más respuestas a Paco Cuéllar": Dices “Sin embargo te sigues agarrando a que tienen inteligencia simbólica incipiente, si bien no desarrollada, por lo que no es cualitativamente distinta. Sin embargo, esto también es contrario a las leyes de la evolución. Porque cuando algo que es una ventaja competitiva para sobrevivir se inicia, no hay nada que haga que se pare y aparece en la naturaleza de miles de formas diferentes”.No me sigo agarrando; te lo demuestro con unos videos que tu te sigues empeñando en no querer ver ni comentar porque no te interesa. Y no has captado cuales son las leyes de la evolución porque continúas empeñándote en que el final de la evolución es el hombre y la evolución no es lineal; es ramificada y, por lo tanto, claro que la evolución se para; se para cuando el organismo vivo ha conseguido adaptarse al medio donde vive.Tu eres el típico seguidor de la teoría de Tarzán de los monos. Y sabes: de aquellos que opinan que si un avión se estrella en medio de la selva sobreviviendo un bebé blanco, este crecerá y debido a su superioridad frente al resto de las especies, se convertiría en el rey de la selva y a su grito acudirían todo tipo de animales y negros salvajes. Y eso no es así. Tu sueltas en medio de la selva a Einstein y al cabo de un mes, se ha muerto. Dura menos que un chimpancé y es porque el chimpancé ha evolucionado hasta adaptarse a su medio y ese mismo medio no es el adecuado para una persona como Albert Einstein. Y la prueba la tienes en programas de televisión tan interesantes (en ese sentido) como el de “La selva de los famosos” donde se puede ver que si dejas a un grupo de humanos, que han triunfado en nuestra sociedad, solos en un bosque o en una isla, como no se les atienda, se mueren de hambre. Además, ¿Como puedes hablar de la superioridad humana con 2/3 de la humanidad pasando hambre?, Según la FAO a 1.000 millones de personas hay que tirarles comida desdes aviones porque son incapaces de sobrevivir por si mismos con toda la inteligencia que les ha insuflado Dios. Tu confundes la inteligencia del hombre con la inteligencia de la humanidad; que no es lo mismo. El hombre no ha llegado a la Luna, ha llegado la humanidad; tanto la viva como la que ha participado en la construcción del cohete como la muerte como Newton, Kepler, etc. Sin todos ellos, nadie hubiese llegado a la Luna.Tema de Galileo: Hasta ahora nuestro trato ha sido cordial; tomándonos cierta confianza, eso sí; pero la burla, la tomadura de pelo de tu manipulación sobre el tema del heliocentrismo, ha sobrepasado el límite de una mínima educación y respeto a un interlocutor. Nicolás de Cusa nunca hablo de heliocentrismo; si no de la imposibilidad de que hubiera un centro del universo ya que este es infinito. Copérnico era canónigo porque, en la época, a parte de esta, había pocas posibilidades de dedicarse el estudio y la investigación y no le pasó nada porque cuando publicó (o le publicaron) su libro, ya estaba muerto. Y a Galileo no le pasó nada porque se retractó por miedo a que le pasara lo mismo que a Giordano Bruno y lo único que me faltaba es que me digas que si Giordano Bruno se quemó en la hoguera, fue por accidente. Una cosa es tomarnos cierta confianza y otra es faltarnos el respeto. Pero, dejando de lado esta forma tan desafortunada de rodear la cuestión, por mi planteada, vuelvo a ella: El ser un planeta “subordinado” a girar entorno al Sol no le quita esplendor a nuestra Tierra; sino que es así de maravillosa, precisamente por ello y el que los humanos seamos simios, no nos quita ni un ápice de todo lo que tenemos de maravilloso ni de miserable (que también lo tenemos). Quizás somo como somos gracias a que somos simios inteligentes; no me imagino la posibilidad de un ave inteligente o de un pez inteligente.Después de una parrafada sobre lo buena que ha sido la Iglesia en la historia de la humanidad, que no se a cuento de que viene, terminas diciendo: “Y, desde luego, no me irás a decir que fue la Iglesia la que inventó la esclavitud y promovió el tráfico de esclavos negros, ¿o también?”. Desde luego que no la inventó; pero sí se lucró de ella siempre que tuvo la ocasión. El papa Nicolás V, legitimó el comercio de esclavos en su bula “Divino amore communiti” (por amor divino a la comunidad) el 18 de Junio de 1452. Por esto el comercio de esclavos fue legal y no causo ningún escrúpulo en los participantes. Pero, desde luego no hace falta ser un experto en historia para saber que la Iglesia Católica nunca lideró la lucha contra la esclavitud; en todo caso, la protestante.Más adelante dices, respecto a la “mala educación religiosa que he recibido”: “...yo no he hecho como el niño que como le enseñaron mal las matemáticas de pequeño, les cogió manía y decidió que no servían para nada, sino que he intentado profundizar en la teología de una forma madura, yendo a las fuentes y procurando entender lo que me explicaron mal.”. ¿Y quien te ha dicho a ti que yo no he hecho lo mismo?. En mi “búsqueda de la verdad” incluso pasé una época en los Testigos de Jeová y esa búsqueda de la verdad es la que me ha llevado a donde estoy, lejos de magias, poderes, misterios sobrenaturales, etc. Incluso, nunca he cerrado las puertas detrás de mi, dando la opción de volver atrás; por eso estoy aquí, a ver si se me ofrece alguna respuesta lógica, digna de la inteligencia que me ha insuflado Dios; pero solo se me ofrece fe, como siempre. Será porque no hay nada más: o lo crees porqué sí o nada.Bien, yo tengo una mala educación religiosa. Ayudame, por favor: dime porqué Dios padre no tiene un altar. Dime porqué los aztecas precolombinos murieron sin conocer su palabra y si a consecuencia de ello fueron a cielo o al infierno.A pesar de mi psicología barata, me das la razón cuando dices “A mí se me quitó totalmente (el miedo a la muerte) el día que me encontré con ese Dios amor que, a cambio, me dio su Luz y su Vida”; pero no seré yo el que haga lo más mínimo para que vuelvas al miedo. Ya te lo dije.Saludos.



Querido Paco:

Veo que vuelves a tus argumentos ad hominem y esta vez con virulencia acentuada. Pero de la abundancia del corazón hable la boca y la tuya habla de frustración y rabia. En un cruce de comentarios con otro de los que siguen este blog pedí unas normas de cortesía intelectual que parece te resultan difíciles de cumplir. Pero de la abundancia del corazón habla la boca y la tuya habla de frustración y rabia.

Este va a ser el último post que te conteste, no sólo por tus ataques personales, sino también porque como te dije en el anterior post, me aburre soberanamente esta estéril esgrima. Cuando mi dedo señala a la luna, tú miras el dedo. Cuando yo hablo del bosque, tú discutes atropellada y confusamente sobre cada hoja. La luna y el bosque son el amor de Dios. Y no voy a consentir que tú me marques la agenda de mi tiempo discutiendo en una avalancha de argumentos misceláneos sobre si mi dedo o el de la Iglesia es feo o bonito, cuando lo que importa es la luna. En una entrada tuya, en un cambio de impresiones que tuviste con un seguidor de este blog, decías no tener con quien hablar de estas cosas, sino sólo del Hola o de fútbol. Tendrás que buscarte otro que te resuelva ese problema. Naturalmente, te voy a contestar cumplidamente a todo lo que merezca la pena este post de despedida. Después no encontrarás en él una respuesta mía, porque no estoy para dedicar mi tiempo a desfacer entuertos de traumas infantiles con una religión mal aprendida acerca de un Dios terrible que dices haber tenido la mala suerte que unos curas te hayan enseñado mal y que luego has agravado nada menos que con los Testigos de Jehová. Claro, así no me extraña que tu trauma del Dios despiadado se haya hecho mayor. La mejor manera de curarlo no es matar al Dios al que no has conocido, sino buscarlo en donde está. Tal vez si leyeses el Nuevo Testamento con los ojos de un romano del siglo I… Pero habíamos quedado en no recomendarnos libros.

En fin, al grano y procurando ser breve. Empiezo por el final de tu post. Yo creo que no te has leído lo que escribo o haces a propósito una lectura sesgada. Cuando te dije:

“A mí, desde luego, se me ha quitado hace mucho ese miedo a un Dios mal conocido, que tú has tardado, dices, cuarenta trabajosos años en quitarte. ¿Te lo has quitado tú del todo? A mí se me quitó totalmente el día que me encontré con ese Dios amor que, a cambio, me dio su Luz y su Vida. Me pasó, poco a poco, en un maravilloso proceso de profundización, en el que, como decía san Anselmo:

Te buscaré deseándote,
te desearé buscándote.
Amándote te encontraré,
encontrándote te amaré”.

Esta claro que te estaba diciendo que el miedo que se me quitó es el medo que tú no te has sabido quitar más que matando al perro –muerto el perro se acabó la rabia– de un Dios terrible. A mí ese miedo se me quitó cuando conocí la figura de Cristo, Dios hecho hombre para sufrir con cada hombre que sufre lo que haya podido sufrir. Mientras no entiendas esto con el corazón, no entenderás nada.

Tú cortas la frase y pretendes volverla en mi contra diciendo que el miedo que se me quitó es el de la muerte por la mentira que según tu argumento de psicología barata, ha hecho que millones de los hombres que más han hecho por la humanidad se hayan inventado una religión. Todos esos millones que se extienden a lo largo de los últimos 2000 años y que han hecho el mundo más humano en nombre de ese Cristo son, según tú estúpidos o locos. ¡Ojalá hubiese muchos estúpidos y locos como Teresa de Calcuta, san Pablo, Francisco de Asís y todos esos estúpidos anónimos que son los últimos en dejar Ruanda –por poner un país– y que dicen estar allí por Cristo. ¿Ese corte es falta de atención a lo que lees o interpretación torticera?

Vamos a los famosos vídeos de los monos. Claro que los he visto. Los vi el primer día. No te dije nada porque me parecía que no merecía la pena, pero si insistes, ahí voy, en esta esgrima tan pesada. Decir que eso demuestra que los chimpancés y bombos tienen un atisbo de inteligencia simbólica es tener en poca estima el concepto de demostración. El segundo y el tercero demuestran que el adiestramiento de un animal puede dar resultados impresionantes, pero ¿inteligencia? En el segundo, queda clarísimo que los chimpancés distinguen la palabra TOMATO y que cuando la oyen tocan un dibujo de un tomate. A menos que creas que entienden el inglés. El tercero que tienen una magnífica memoria visual (de hecho ese es el sentido del test) y que después de muchas horas de adiestramiento saben que si tocan antes el signo con el rabito para arriba que el del rabito para abajo hay premio. Y lo hacen incluso mejor que los humanos. Eso quiere decir que para sobrevivir necesitan más memoria visual que los humanos. ¿O es que son más inteligentes? En las olimpiadas me encanta el deporte de la doma, ero no se me ocurre pensar que el caballo tiene inteligencia. ¿O sí? El primer vídeo es un poco más curioso. Parte de una concepciones errónea. Que la mente consiste en interpretar las actitudes de los demás (por cierto el experimento con los niños me parece de coña). Por supuesto que un chimpancé se fija en si el chimpancé grande le ve o no le ve. Lo aprende a leche limpia y es una forma de adiestramiento hecho por la paliza del chimpancé dominante en vez de por los caramelitos del adiestrador humano. Eso se llama instinto, no inteligencia.

De lo de que me llames “el típico seguidor de la teoría de Tarzán de los monos” no digo nada, para qué. Parece que me atribuyes en la frase algún tipo de atavismo racista, o algo así. En todo lo que puedas haber leído en mi blog no encontrarás ni una palabra que justifique semejante prejuicio tuyo, pero tampoco pareces necesitarlo. Lo de la supervivencia de Einstein en la selva es muy gracioso, pero no sé que tiene que ver con la evolución y lo de que la evolución procede por ramificación me parece descubrir la pólvora en el siglo XXI. Ya lo sé. Esa es la cuestión. Por supuesto que el hombre seguirá evolucionando en su cuerpo, pero lo que no hará es ramificarse en dos especies, por la sencilla razón de que en un mundo global, no existe aislamiento genético suficiente. ¡Qué barbaridad, que esgrima tan inútil!

Pero sigamos. Claro si no entiendes esto, ¿cómo vas a entender que todos los templos y altares cristianos, absolutamente todos, desde las catedrales románicas y góticas hasta las más pequeñas ermitas, están dedicados a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo que son un sólo Dios? ¿Cómo vas a entender que todos los aztecas que hayan sido buena gente están con ese Dios de bondad porque tenían su ley grabada en sus corazones? Si los Salesianos o los Testigos de Jehová te han dicho otra cosa y tienes miedo a ese Dios. ¿La ayuda me la pides de verdad? Si es de verdad léete el catecismo de la Iglesia. Si es, como me temo, un puro recurso polémico, sigue en tu ignorancia sobre la teología cristiana.

Más, vamos allá, paciencia. No, a la Iglesia no le importaba que la Tierra estuviese o no en el centro del Universo. Sí, Nicolás de Cusa, Cardenal de la Iglesia Católica dijo en 1440:

«Si Dios es lo unitario y lo infinito a la vez, entonces el universo también es infinito. En consecuencia, si el Universo es infinito, no tiene fin, y de allí se extrae pues que NO EXISTE CENTRO DEL UNIVERSO, por lo que la Tierra no es el centro del Universo, por lo que tampoco existe un punto de referencia, TODO ES RELATIVO y NO HAY UN LUGAR DE PRIVILEGIO EN EL UNIVERSO. Tampoco hay quietud, sino que TODO ESTÁ EN MOVIMIENTO, incluido el Sol. Que no nos percatemos del movimiento no significa que no exista.»

Esto no es heliocentrismo pero sí es el camino hacia ello y, desde luego no hay en esto ninguna necesidad de poner la Tierra en el centro del universo, que es lo que tú decías en una de tus entradas anteriores si lo quieres mirar. Sí, Copérnico dedicó “De Revolutionibus” al Papa León X con estas palabras:

“Si hay necios que, sin saber nada de matemáticas, emiten una opinión sobre estas cosas y se atreven a censurar y atacar mi principio tomando como base algunos pasajes de las Escrituras interpretadas para servir a sus intenciones, no me preocuparé en absoluto y no podré más que despreciar su punto de vista, considerándolo incluso como temerario”.

León X lo leyó, le contestó con una amable carta y no le pasó nada. El libro tardó mucho en publicarse y sí, cuando salió Copérnico ya estaba muerto, pero el Papa lo conocía desde antes y no pasó nada. Sí, a Giordano Bruno le quemaron, pero no, no lo hicieron por creer en el sistema heliocéntrico. Sí, antes de que te rasgues las vestiduras, estuvo muy mal, fue un crimen horrible, como el de todos los herejes a los que se quemó, pero si puedes aguantar un poco, de eso hablaremos luego. Sí, a Galileo le condenaron a arresto domiciliario en su casa de campo cerca de Florencia y te digo lo mismo que de Giordano Bruno (aunque en menor grado, naturalmente). Sí al libro de Copérnico, a raíz del tema de Galileo, le pusieron unos cuantos párrafos en el índice, que va al mismo aco que Bruno. Fin tema Galileo, con flecos sueltos, ya lo sé, a los que voy ahora.

En entradas anteriores a esta, ya dije que no iba a defender las cosas malas que han hecho los hombres de la Iglesia a lo largo de la historia, pero que no me iba a dejar meter goles por debajo de las piernas. En eso, sigo al Papa Juan Pablo II que pidió perdón por los pecados de los criatianos. No sé si te lo leerás pero, por si acaso, ahí va:

Jornada del perdón (12 de marzo de 2000)

ORACIÓN UNIVERSAL

CONFESIÓN DE LAS CULPAS Y PETICIÓN DE PERDÓN

El Santo Padre:

Hermanos y hermanas, supliquemos con confianza a Dios nuestro Padre, misericordioso y compasivo, lento a la ira y grande en el amor y la fidelidad, que acepte el arrepentimiento de su pueblo, que confiesa humildemente sus propias culpas, y le conceda su misericordia.

I. CONFESIÓN DE LOS PECADOS EN GENERAL

Oremos para que nuestra confesión y nuestro arrepentimiento estén inspirados por el Espíritu Santo, nuestro dolor sea consciente y profundo, y, considerando con humildad las culpas del pasado en una auténtica « purificación de la memoria », nos comprometamos en un camino de verdadera conversión.

El Santo Padre:

Señor Dios, tu Iglesia peregrina, santificada siempre por ti con la sangre de tu Hijo, acoge en su seno en cada época a nuevos miembros que brillan por su santidad y a otros que, con su desobediencia a ti, contradicen la fe profesada en el santo Evangelio. Tú, que permaneces fiel aun cuando nosotros te somos infieles, perdona nuestras culpas y concédenos ser entre los hombres auténticos testigos tuyos.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

II. CONFESIÓN DE LAS CULPAS EN EL SERVICIO DE LA
VERDAD

Oremos para que cada uno de nosotros, reconociendo que también los hombres de iglesia, en nombre de la fe y de la moral, han recurrido a veces a métodos no evangélicos en su justo deber de defender la verdad, l imite al Señor Jesús, manso y humilde de corazón.

El Santo Padre:

Señor, Dios de todos los hombres, en algunas épocas de la historia los cristianos a veces han transigido con métodos de intolerancia y no han seguido el gran mandamiento del amor, desfigurando así el rostro de la Iglesia, tu Esposa. Ten misericordia de tus hijos pecadores y acepta nuestro propósito de buscar y promover la verdad en la dulzura de la caridad, conscientes de que la verdad sólo se impone con la fuerza de la verdad misma.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

III. CONFESIÓN DE LOS PECADOS QUE HAN COMPROMETIDO
LA UNIDAD DEL CUERPO DE CRISTO

Oremos para que el reconocimiento de los pecados que han lastimado la unidad del Cuerpo de Cristo y herido la caridad fraterna, allane el camino hacia la reconciliación
y la comunión de todos los cristianos.

El Santo Padre:

Padre misericordioso, la víspera de su pasión tu Hijo oró por la unidad de los que creen en él: ellos, sin embargo, en contra de su voluntad, se han enfrentado y dividido,
se han condenado y combatido recíprocamente. Imploramos ardientemente tu perdón
y te pedimos el don de un corazón penitente, para que todos los cristianos, reconciliados contigo y entre sí en un solo cuerpo y un solo espíritu, puedan revivir la experiencia gozosa de la plena comunión.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

IV. CONFESIÓN DE LAS CULPAS EN RELACIÓN CON ISRAEL

Oremos para que, recordando los padecimientos sufridos por el pueblo de Israel en la historia, los cristianos sepan reconocer los pecados cometidos por muchos de ellos contra el pueblo de la alianza y de las bendiciones,
y purificar así su corazón.

El Santo Padre:

Dios de nuestros padres, tú has elegido a Abraham y a su descendencia para que tu Nombre fuera dado a conocer a las naciones: nos duele profundamente el comportamiento de cuantos, en el curso de la historia, han hecho sufrir a estos tus hijos, y, a la vez que te pedimos perdón, queremos comprometernos en una auténtica fraternidad con el pueblo de la alianza.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

V. CONFESIÓN DE LAS CULPAS COMETIDAS
CON COMPORTAMIENTOS CONTRA EL AMOR,
LA PAZ, LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS,
EL RESPETO DE LAS CULTURAS Y DE LAS RELIGIONES

Oremos para que, contemplando a Jesús, nuestro Señor y nuestra Paz, los cristianos se arrepientan de las palabras y conductas a veces suscitadas por el orgullo, el odio,
la voluntad de dominio sobre los demás, la hostilidad hacia los miembros de otras religiones y hacia los grupos sociales más débiles, como son los emigrantes y los gitanos.

El Santo Padre:

Señor del mundo, Padre de todos los hombres, por medio de tu Hijo nos has pedido amar a los enemigos, hacer bien a los que nos odian y orar por los que nos persiguen.
Muchas veces, sin embargo, los cristianos han desmentido el Evangelio y, cediendo a la lógica de la fuerza, han violado los derechos de etnias y pueblos; despreciando sus culturas y tradiciones religiosas: muéstrate paciente y misericordioso con nosotros y perdónanos.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

VI. CONFESIÓN DE LOS PECADOS QUE HAN HERIDO
LA DIGNIDAD DE LA MUJER Y LA UNIDAD DEL GÉNERO
HUMANO

Oremos por todos aquellos a quienes se ha ofendido en su dignidad humana y cuyos derechos han sido vulnerados: oremos por las mujeres, tantas veces humilladas y marginadas, y reconozcamos la formas de connivencia de las que también se han hecho culpables muchos cristianos.

EI Santo Padre:

Señor Dios, Padre nuestro, tú has creado al ser humano, hombre y mujer, a tu imagen y semejanza y has querido la diversidad de los pueblos en la unidad de la familia humana; sin embargo, a veces, la igualdad de tus hijos no ha sido reconocida,
y los cristianos se han hecho culpables de actitudes de marginación y exclusión,
permitiendo las discriminaciones a causa de la diversidad de raza o de etnia.
Perdónanos y concédenos la gracia de poder curar las heridas todavía presentes en tu comunidad a causa del pecado, de modo que todos podamos sentirnos hijos tuyos.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

VII. CONFESIÓN DE LOS PECADOS EN EL CAMPO
DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA

Oremos por todos los seres humanos del mundo, especialmente por los menores víctimas de abusos, por los pobres, los marginados, los últimos; oremos por los más indefensos, los no nacidos destruidos en el seno materno o incluso utilizados para la experimentación por cuantos han abusado de las posibilidades que ofrece la biotecnología, falseando las finalidades de la ciencia.

El Santo Padre:

Dios, Padre nuestro, que siempre escuchas el grito de los pobres, cuántas veces tampoco los cristianos te han reconocido en quien tiene hambre, en quien tiene sed, en quien está desnudo, en quien es perseguido, en quien está encarcelado, en quien no tiene posibilidad alguna de defenderse, especialmente en las primeras etapas de su existencia. Por todos los que han cometido injusticias, confiando en la riqueza y en el poder y despreciando a los « pequeños » , tus preferidos, te pedimos perdón: ten piedad de nosotros y acepta nuestro arrepentimiento.

Por Cristo nuestro Señor.

Se enciende una lámpara ante el Crucifijo.

Oración final

El Santo Padre:

Oh Padre misericordioso, tu Hijo Jesucristo, juez de vivos y muertos, en la humildad de su primera venida ha rescatado a la humanidad del pecado y, en su retorno glorioso, pedirá cuentas de todas las culpas; concede tu misericordia y el perdón de los pecados a nuestros padres, a nuestros hermanos y a nosotros tus siervos,
que impulsados por el Espíritu Santo volvemos a ti arrepentidos de todo corazón.

Por Cristo nuestro Señor.

Amen.


Hay cristianos que opinan que Juan Pablo II se pasó pidiendo perdón por demasiadas cosas. Yo no soy de ellos. No hay una sola institución humana, país, nación, pueblo, etc. que haya hecho una cosa semejante. Y prácticamente todas han hecho cosas peores que las que han hecho los cristianos y pocas de ellas mejores. Respecto al asunto concreto de la esclavitud; ésta ha sido siempre fruto de la codicia humana. Te equivocas de bula, no es la “Divino amore comuniti”, sino la “Dum diversas”, no me descubres nada nuevo, pero lo que dices es verdad. Lo mismo que es verdad que hay otras bulas papales que la condenan. Si de verdad quieres saber toda la verdad y no la mitad demagógica sobre el problema, te sugiero la lectura del libro "la Iglesia y la esclavitud de los negros" de José Andrés Gallego y Jesús Mª García añoveros, ed EUNSA. Desgraciadamente, algunos papas se han plegado, en lo que Toynbee llama “el riesgo de militar en la tierra”, a los poderes civiles cuya codicia promovía la esclavitud. Cuando algún Papa se ha doblegado lo ha hecho a través de bulas, que no son, ni mucho menos documentos dogmáticos y se han desdicho en cuanto la opresión de los poderes civiles se ha aflojado. También hay bulas así. Me hubiesen gustado que en determinadas épocas de la historia hubiera habido Papas más valientes, pero… No tengo nada que quitar o poner a la petición de perdón de un Papa valiente, Juan Pablo II. Y, dicho esto, claro que la abolición de la esclavitud es algo que emana del cristianismo, como los derechos humanos y tantas cosas que han nacido en occidente, precisamente por sus raíces cristianas. Y ahora viene lo de no dejarme meter un gol por debajo de las piernas. Afirmo categóricamente que, a pesar de los pesares, no hay una sola institución humana, país, nación, pueblo, etc. que haya sido más benéfica para la humanidad que la Iglesia católica. Está formada por hombres que no siempre actúan de acuerdo con los mandatos de Cristo pero a lo largo de toda la historia, cualquier historiador objetivo sabe que ha contribuido a hacer un mundo más justo y mejor. Como dije en la anterior entrada durante siglos ha sido la sanidad pública, la escuela pública etc. Y durante toda su historia sus hombres y mujeres han llevado el amor de Dios, Cristo, a los rincones más desfavorecidos del planeta. Y si le preguntas a los que están en esos lugares, ahora y desde el siglo I, te dicen que lo hacen por ese Dios que es amor manifestado en Cristo que es a través de los sacramentos de la Iglesia de donde sacan la fuerza para ser luz y esperanza del mundo. Absolutamente ninguna institución humana, país, nación, pueblo, etc. puede presentar un palmarés así. Y por encima de la miseria y grandeza humana de la Iglesia y del “riesgo de militar en la tierra”, la misión de la Iglesia es mantener vivo a Cristo mismo en el mundo a través de los sacramentos y difundir su menaje salvador del Evangelio. Yo me siento orgulloso de pertenecer a una comunidad así. No es una comunidad de perfectos, gracias a Dios, porque si lo fuera no habría sitio para mí, pero me trae todos los días, a mí y a millones de hombres y mujeres de los cinco continentes, de toda raza, pueblo y condición, la alegría de recibir a Cristo vivo. Naturalmente si uno no conoce al Dios del amor, no puede entender esto y los que se han quedado en el miedo a un Dios terrible están ciegos para ello. Pero esa ceguera no justifica su odio y su visión sesgada. El que no ve la luz ni siente ese amor puede decir que no la ve y que no siente nada, pero no puede, con honestidad, decir que los millones de personas magníficas que sí la ven y que dan su vida, mucho o poco por esa luz y por llevar ese amor a los que les rodean, son estúpidos, cobardes, engañados o miserables. Esos hombres y mujeres son la luz del mundo y la sal de la tierra y merecen nuestro respeto. A mí me gustaría parecerme a ellos. Ojalá un día te olvides de tus traumas infantiles con los salesianos y de los juveniles con los Testigos de Jehová y veas esa luz. Mientas tanto, no es sano seguir el título de la obra de Lope de Vega “el perro del hortelano” que ni come ni deja comer. Es un papel muy triste. Y aquí se acaba este ejercicio de estéril esgrima. Que la luz de Dios te ilumine, que su amor te abra a Él y hasta siempre, pero no en este blog.

Un abrazo en Cristo.

Tomás

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no sé si el público debe opinar. Y es que somos unos cuantos -me consta- los que, discretamente, hemos seguido esta conversación. Al principio, con ilusión; enseguida, con decepción, ya que muy pronto se hizo evidente que no había intención de dialogar sino de combatir.. hay "pistas" muy significativas.

Pero para poder "ganar" no se puede partir del desprecio más profundo al otro. Si lo haces, tienes todas las papeletas para perder. Y, claro, luego, cuando pierdes, te enfadas mucho porque un "pequeño" católico, un, para ti, incapacitado intelectual, te dé un tremendo revolcón.

Pero nada, nada, ha sido inútil, ya que creo que ha quedado meridianamente claro, para TODOS, que el cliché es falso: ser católico no es sinónimo de incapacidad intelectual.

Atticus.

Paco Cuéllar dijo...

Amigo Átticus:

Te equivocas cuando dices que mi intención al participar en este blog es combatir y ganar. Yo he participado en este blog y en otros, buscando gente de nivel con la que contrastar mis ideas antes de publicarlas en mis propios blogs (http://jfcuellar.blogspot.com/ y http://creacionoevolucion.blogspot.com/); pues no me gustaría publicar cosas disparatadas. Y estoy contento con el resultado ya que mis ideas no han sido rebatidas, se pueden expresar al mismo nivel de otras y, sobre todo, he aprendido mucho; sobre todo de Tomás Alfaro al que siempre le estaré agradecido (ahora, gracias a él, he descubierto un nuevo campo de aprendizaje en el que me voy a sumergir próximamente; seguro que me va a ser muy útil para plantarle cara a los ataque que la Iglesia Católica está realizando a mi organización: Proyecto Gran Simio).

Pero ya que hablas de “ganar”, cuando yo entré en este blog, me encontré con un intento de justificar la religión con argumentos científicos. Muchos artículos comenzaban así:

“Este es el 29º artículo de una serie sobre el tema Dios y la ciencia iniciada el 6 de Agosto del 2007"

Mis participaciones han ido desmontando ese intento hasta llegar a este último artículo en donde la ciencia ha desaparecido por completo y Tomás se ha enrocado en un fanatismo religioso que queda patente (y que tiene todo el derecho de ejercer). Y es que la ciencia es ciencia y la religión es religión. (Da a Einstein lo que es de Einstein y a Dios lo que es de Dios).

Naturalmente, no voy a responder a este último artículo, porque voy a respetar la voluntad de su autor, porque mi objetivo de publicar mi propio blog está conseguido, porque el tema ya está agotado y porque no es cierto que quiera ganar nada.

Anónimo dijo...

Estás completamente equivocado al decir "mis participaciones han ido desmontando ese intento..", ¡¡un poco de humildad, por favor!! ¿¿como es posible que saques esas conclusiones??

Sólo decirte que tus participaciones han puesto de manifiesto que manejas un lenguaje pseudo-científico, como de la Revista "Muy Interesante", poco elaborado, muy ideologizado y bastante faltón. Creo que entre los seguidores de este magnífico blog (de lo mejor que hay en la red) captarás pocos lectores.

Atticus.

Enrique dijo...

Creo que el intercambio de ideas nos ha proporcionado un debate interesante y quiero agradecer a Tomás y a Paco el tiempo invertido en el mismo. Este tipo de blogs nos hacen crecer a algunos que aterrizamos aquí medio accidentalmente y que ahora somos fieles seguidores. Felicidades a los dos.

Paco Cuéllar dijo...

Gracias Enrique, por la parte que me toca.

No pensaba escribir más en este blog, por agotamiento del tema; pero acaba de llegarme una noticia que viene al pelo de este debate: La teoría cristiana defendida por Tomás, de la evolución dirigida por el dedo de Dios, se acaba de ir al traste (tenía que llegar, era inevitable). En la Universidad de Princenton se ha descubierto que es una cadena de proteinas presente en la mayoría de los seres vivos, la que, en cierta forma, dirige la evolución (http://www.amazings.com/ciencia/noticias/221208e.html). Ahora será muy interesante conocer los detalles. Ya no le queda, a los que viven de la supuesta existencia de Dios, más margen de maniobra.

Anónimo dijo...

Modestamente, muy modestamente, ya que no soy experto en nada, quisiera decir algo:
-la primera es que, al hablar de todas estas cosas, es necesario ser muy consciente de que resulta casi inevitable entremezclar la ciencia y la filosofía. En ocasiones, para complicarlo todo más aún, éstas se combinan también con ideologías y religiones -que, por cierto, hay muchas, modernas y muy antiguas, también dentro del paganismo-. Por eso, sería conveniente fijar algún punto de partida.
Para mí, es necesario tener claro que la Teoría de la Evolución, que considero perfectamente veraz, no es ciencia demostrada sino hipótesis científica, aunque muy, muy, acreditada. Hay muchas razones para considerarla como una extraordinaria y genial explicación de lo que pudo ocurrir, pero nunca podrá tener caracter de ciencia demostrada, ya que "el experimento" no es reproducible.. ¿podríamos ponernos de acuerdo en esto? Yo, que me considero católico y con suficiente, que no notable, cultura científica, y que creo fírmemente en la Teoria de la Evolución, parto de aquí. Y cuando veo que se mezcla la hipótesis científica con la filosofía, con la ideología, con religiones, también paganas, me genera melancolía..
-es bien sabido que la Iglesia Católica -ahora hablo de religión y de filosofía- no sostiene que las Escrituras deban interpretarse literalmente. No así las iglesias "reformadas" que defienden la "sóla Escritura". De ahí que, en un país fundamentalmente "protestante", como Estados Unidos, y por increible que nos parezca, todavía hay fuertes "resistencias" a explicar en los colegios esta Teoría de la Evolución. Esto, que en los países de cultura más católica nos parece ridículo, lo pueden hacer precísamente porque la Teoria de la Evolución, que, recuerdo, considero perfectamente veraz, es sólo eso, teoría, hipótesis científica. La Iglesia Católica, sin embargo, no considera el Libro del Génesis como un relato científico que explique el origen del universo, aunque lo explique, sino como la historia de la acción de Dios con su pueblo, del esfuerzo de Dios por hacerse, progresivamente, entendible al hombre.. ¿en que sentido la explica? pues bien, el relato del Génesis, uno de los más tardíos de las Escrituras, redactado, probablemente, en pleno exilio babilonio, quiere responder a los aterradores relatos babilónicos sobre la creación, que hablaban de sangre de dragones y demonios. Israel, por contra, afirma en este relato que la creación no procede ni del caos ni de los demonios sino de la Razón, del Amor y de la Libertad de Dios. Y, sobre todo, que éstos son los principios que lo rigen. No existe en la cultura católica, por tanto, ninguna necesidad de negar la Teoria de la Evolución.
-personalmente, siempre que he ido avanzando en mis modestísimos conocimientos científicos, me he quedado sobrecogido. Cada vez que los hombres han "desvelado" nuevas leyes de la Naturaleza, su armonía, su belleza, su unidad, incluso su "verdad", me han "dirigido" a su creador, han reafirmado mi fe muy firmemente.. Miro el microcosmos y sólo me sale bendecir a Dios; miro el macrocosmos.. y lo mismo.. ¿soy tonto por eso? No lo creo, Paco, no lo creo. Yo escucho la música y su belleza me impresiona tanto que me sobrecoge, me habla de la "razón" de su autor. Pero cuando alguien me explica como toda esa belleza está escrita en una partitura, que existe un orden, una armonía, unas matemáticas.. Entonces mi intuición primera se corrobora: existe un diseñador; ese diseñador es bueno.. ¿soy un tonto por eso?
-frente a esa intuición mía, y de tanta gente, J. Monod afirmaba: "nuestro número ha salido en la ruleta", es decir, nos han dicho, hasta ahora, que el origen del universo es fruto del azar. El, entonces, Cardenal Ratzinger, uno de los más importantes intelectuales de Europa, afirmaba en "Creación y Pecado" -que yo sí me atrevo a recomendarte, ya que es muy breve- "¡la belleza, la armonía, la libertad ¿frutos del azar?! Cuanto más racional y convincente es la doctrina cristiana: Dios ha creado el cosmos, ha creado al hombre, y le ha confiado el mundo para que lo conserve y lo cuide. Con su pecado, el hombre ha llevado al cosmos al desorden y se trata ahora de restablecer el equilibrio inicial para que en el mundo brille la gloria de Dios y del hombre".
La noticia que comentas, Paco, indica que los científicos, desde Darwin, siempre se han hecho precísamente esa misma pregunta: "¿como es posible que los organismos sean tan exquisitamente complejos si la evolución está básicamente generada por el azar?"
Como poco, me veo obligado a decir que era imprescindible hacerse esa pregunta, que no era nada irracional, sino científica. Ahora, si esa noticia fuera cierta, parece que la causa no sería tanto "el azar" sino que residiría en esos mismos organismos. Y yo, que soy un poco simplón, ante esta noticia estoy como tantas veces: deseando arrodillarme ante el posible desciframiento de una partitura maravillosa que explica la belleza de la música que "ya escuchaba". Me encanta la noticia cuando dice que esas cadenas de proteínas tienen la misión de "corregir cualquier desequilibrio impuesto a ellas a través de mutaciones artificiales y restaurar la cadena en el orden correcto" ya que, más bien, anulan el azar. No sé, por tanto, de donde sacas tus conclusiones.
¿Sabes? Nunca he creído que las mutaciones surgieran por azar, como por arte de magia, siempre me ha parecido una explicación provisional, muy "mágica". Estoy seguro de que el hombre descifrará también la "partitura" que las gobierna. Y es que nunca me he sentido cómodo ni ante la magia ni ante la superstición ni ante nada que no tenga explicación ya que creo fírmemente que la Razón, la Libertad y el Amor gobiernan el cosmos.
Este posible descubrimiento reforzaría mi fe. Y es que hay que tener claro que nunca podremos demostrarte científicamente la existencia de Dios (Tomás nunca lo ha pretendido) pero que tú tampoco podrás demostrar científicamente que no existe. Tienes que aceptarlo como cualquier católico acepta lo contrario. Una vez sentado este principio, se puede hablar de la mayor o menor racionalidad de cualquier cosa. Pero el respeto es esencial.
Por último, una sóla cosa: dices "ya no le queda, a los que viven de la supuesta existencia de Dios, ningún margen de maniobra". Evidentemente, esta afirmación tuya no es científica sino filosófica. Por eso, la respuesta debe serlo también. Pero antes, ¿serías tan amable, por favor, de perder 1 minuto en ver este anuncio de "Powerade"?:
http://es.youtube.com/watch?v=v5pYdFgsve4.
Ya sabes, la filosofía distingue entre seres contingentes y seres necesarios.. Yo, y creo que también tú, estamos entre los primeros: la existencia no forma parte de nuestra esencia porque no podemos dárnosla a nosotros mismos. Se quiera o no se quiera, todos "vivimos" de la existencia de Dios porque Él nos da a participar de ella.
Querido Paco, te deseo una Feliz Navidad en la que la simplicidad, la sencillez y la verdad de Belén alcancen tu corazón.
Atticus.

Paco Cuéllar dijo...

Atticus,

De acuerdo en fijar algún punto de partida. Por ello debemos de dejar claro que, aunque la palabra “teoría” se presta a confusión, según la Real Academia de la Lengua Española, “teoría” tiene varias acepciones (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=teoría)

1. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.
2. Serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos.
3. Hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda una ciencia o a parte muy importante de ella.
4. Entre los antiguos griegos, procesión religiosa.

Mucha gente, cuando oye eso de “Teoría de la evolución” suele aplicarle la primera acepción; cuando, siendo un término científico, hay que aplicarle la 2ª y 3ª. Luego la Teoría de la Evolución de Darwin es mucho más sería de lo que la gente cree. Por ello es base fundamental de los estudios de biología en todo el mundo (civilizado).

Es cierto que esta teoría tiene la “pega” de no poderse reproducir para comprobar su veracidad; pero eso le pasa a otras disciplinas científicas como a la Geología, o como a la propia Historia (no podemos reproducir lo que les pasó a los faraones ni lo que le pasó a Jesucristo), etc. El que no se pueda volver a reproducir acontecimientos pasados, es un serio inconveniente; pero no por ello hay que desacreditar lo que se piense que pasó ni podemos desistir de averiguarlo.

Afortunadamente, cualquier acontecimiento pasado, deja vestigios (sedimentos, fósiles, escrituras, monumentos, etc). Incluso, se puede hacer ciertas extrapolaciones de acontecimientos pasados conocidos y de los que si se tienen registros. En este sentido te invito a releer lo que escribí en este blog el 12 de noviembre sobre la evolución del parto en la mujer. Lo mismo te podría decir de la evolución de los hombres blancos respecto a los negros o como evolucionamos hacia la bondad, como evoluciona nuestro sentido de la belleza (evolución cultural, claro, pero que muestra que la apreciación de los bello evoluciona desde épocas en donde se demolían mezquitas hasta ahora donde se respetan aunque no formen parte de nuestra cultura; o como ha “aparecido” una nueva sensibilidad hacia la naturaleza o los animales, que no existía en nuestro reciente pasado).

La evolución biológica funciona de manera similar a la evolución cultural o lingüística: En el siglo XVI, una parte de la población española emigró a Sudamérica. A partir de entonces el lenguaje de la población española del nuevo continente, aislada por un enorme océano complicado de atravesar, evolucionó de forma distinta a como lo hizo el lenguaje de los peninsulares. Después de 500 años de separación, es evidente que tenemos unas raíces comunes pero con diferentes acentos, palabras, expresiones, modismos, etc. Si se mantuviese ese aislamiento, la diferencia se incrementaría hasta tener idiomas distintos; como ha pasado entre españoles, franceses e italianos, después de 2000 años de aislamiento (recuerda que antes no había autopistas, ni aviones por lo que la mayoría de la gente no llegaba más allá de donde le llevaba el burro).

Hace 3 millones de años, el río Congo varió su curso, partiendo en dos la población de primitivos chimpancés existentes en aquél tiempo. Esas dos nuevas poblaciones, sin posibilidad de intercambiar material genético, evolucionaron independientemente. La del margen derecho dio lugar a los actuales chimpancés y la del margen izquierdo, a los actuales bonobos.

Esta evolución independiente de las poblaciones separadas explican las distintas razas humanas e incluso las diferencias físicas entre los rubios del norte y los latinos, por ejemplo. Incluso dentro de nuestra península podemos ver diferencias físicas entre andaluces, vascos, murcianos y catalanes. No hay otra cosa que lo explique.

Como dices, no se puede reproducir el pasado pero si eres un poco observador, verás sus efectos en nuestro entorno. ¿Que es la domesticación si no la adaptación de un animal a un ambiente humano?. Un perro no es más que un lobo adaptado a un ambiente humano mediante la selección “artificial” (selección natural provocada por la especie homo sapiens). Y lo mismo podemos decir del cerdo, de la gallina, etc.

Los hombres no somos dioses y, por lo tanto, no tenemos la capacidad de crear seres vivos a nuestra conveniencia. Solo nos aprovechamos de la capacidad que tienen los animales de evolucionar hasta adaptarse a un entorno, para manipular esto en nuestro beneficio.

Contestando a lo que me dices más adelante en tu escrito, yo creo en el azar. Y lo creo porque lo explica todo. Mira, hace unos 65 millones de años, por azar, calló un meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios y, con ello, posibilitó que los mamíferos dominaran la Tierra. Si ese meteorito no hubiese caído, cabe la posibilidad que a estas alturas, en este planeta, habría un dinosaurio inteligente que mientras saca complusivamente la lengua, afirmaría haber sido creado por Dios a su imagen y semejanza. La caída de un meteorito cambió el curso de la historia de este planeta.

Y tengo que creer en el azar porque la alternativa es terrible. Einstein fue lo que fue por que tuvo la suerte de nacer donde nació; si hubiese nacido en el centro del Congo, la cosa hubiese sido muy distinta. ¡Cuantas personas más inteligentes y brillantes de Einstein habrán nacido en lugares donde no habrán tenido oportunidad de desarrollar sus capacidades!. O me vas a decir que la gente pasa hambre porque es idiota. Solo han tenido mala suerte. Roger Diamond en su libro El tercer chimpancé cuenta la siguiente anécdota:

“Tengo un amigo que es comandante de vuelo en las líneas aéreas de Nueva Zelanda. Su padre era miembro de una tribu de indígenas en Papúa Nueva Guinea. En tan solo una generación, esa familia ha pasado de la edad de piedra, al siglo XXI”.

Yo he tenido la suerte de nacer sano, en España y en esta época. Y quiero creer que ha sido por azar en solidaridad de los que no han tenido mi suerte y ahora sufren una enfermedad grave, han nacido en Etiopía o en otra época peor. Tiene que ser por azar; porque la alternativa de un Dios me parece repugnante. Un Dios que tiene un “pueblo elegido” un pueblo favorito. La frase “pueblo elegido” la desprecio con todas mis fuerzas porque he visto pasar hambre y he visto personas sufrir, personas “no elegidas”. A los aztecas (por ejemplo) a los que me refería cuando hablaba con Tomás. La existencia de un “pueblo elegido” es antidemocrática, insolidaria y cruel. Si existe un Dios, no me interesa conocerle por solidaridad con los que sufren. Prefiero creer que no existe, que a unos les ha favorecido el azar y a otros no.

Tienen que ser terrible que una persona espere la legalización de la eutanasia para poder morir como fórmula de escape a la terrible vida que le ha tocado vivir.

Continúo. A mi también me ha sorprendido, de la noticia, la frase "corregir cualquier desequilibrio impuesto a ellas a través de mutaciones artificiales y restaurar la cadena en el orden correcto" ya que, efectivamente anulan el azar; por eso me gustaría conocer los detalles. Pero, el que anule o no el azar, es lo de menos: Soy evolucionista y lo mismo me da ser Darwinista que Lamarkista (de hecho he sido Lamarkista mucho tiempo). Porque el fondo de la cuestión de este debate es si la evolución la dirigen los propios seres vivos o hay alguna especie de ser mágico que lo haga (ya se llame Dios, Amón Ra, Zeus o sean los propios extraterrestres como dicen los pandemistas).

Dices, “Y es que nunca me he sentido cómodo ni ante la magia ni ante la superstición ni ante nada que no tenga explicación ya que creo fírmemente que la Razón, la Libertad y el Amor gobiernan el cosmos”, entonces no se como eres creyente; porque ello implica creer en un ser mágico que crea las cosas desde la nada gracias a sus poderes.

Yo creo que he demostrado, al menos a mi mismo, la inexistencia de Dios. Pero aún suponiendo que Dios exista, lo que tengo muy claro es mi absoluto desinterés en conocerle; por solidaridad con los no elegidos. Si has visitado mis blogs y Webs verás que siempre he estado junto a los más débiles. Una vez, un ya difunto amigo me dijo que dedicarse a defensa de los animales era la muestra máxima de desinterés y generosidad, ya que por eso no vas a ir al cielo, ni te darán premios, ni dinero, ni honores y ni te lo agradecerán los propios animales (conozco algunos defensores de los animales que los han matado los mismos animales que defendían como el caso de Vicky Moore corneada por un toro o Timothy Treadwell devorado por un oso). Claro que este es el caso extremo, porque también me interesa el animal humano y entre los varios ejemplos que te podría poner, es mi militancia contra un clero que margina y discrimina a los homosexuales o condena al SIDA a millones de africanos al impedirles utilizar preservativo. Ya se que hay muy buena gente con sotana; como que no es necesario ser creyente para ser buena persona.

Por cierto que siempre me han llamado la atención las contradicciones de los católicos. Contradicciones como que, cuando se acerca la muerte en vez de acudir a su Dios para que les cure, corren a la ciencia médica (el primero el Papa); debe de ser porque es más seguro (aquí Tomás Alfaro diría que Dios nos ayuda a través de los médicos y a los que no tengan un médico a mano, que les parta un rayo). Otra contradicción es que los que dicen creen en la otra vida son los que más se aferran a esta; si realmente creyeran en otra vida mejor, no les importaría ni el aborto, ni la eutanasia pues la otra vida les compensaría de lo mal que lo han pasado en esta. Otra contradicción es que los defensores de la creación divina no respetan lo que dicen que su Dios a creado, incluso lo ridiculizan; siempre he dicho que si los animales los hubiese creado Picasso estarían más protegidos que si hubiesen sido creados por Dios. Y sobre todo porqué las izquierdas ateas son más solidarias que las derechas cristianas.

He visto el anuncio de Powerade y, efectivamente, ilustra lo que estamos debatiendo aquí.

Atticus y demás lectores y participes de este blog; que paseíe felices fiestas.

Paco Cuéllar

Juan GM dijo...

¡Feliz Navidad!
Yo también lamento que se haya convertido en un áspero combate, en lugar de en una estimulante discusión. Pero el caso es que Paco, que ha sido quien ha entrado en un blog de alguien que sabe cómo piensa por todo lo que ha escrito, ha pretendido despejar dudas o inquietudes de algo que puede encontrar en libros que se han escrito, y a miles. Parece como si su interés fuera desbancar el pensamiento de Tomás, o bien airear públicamente una discusión, y el blog es una buena plataforma. Estimado Paco, creo que no es el método, y con esto pierdes fuelle y se lo haces perder a Tomás, aunque en un principio pareciera una discusión interesante, y que hace pensar a todo el que lo lee.
Por otra parte sugiero que no sigas intentando hacer filosofía, porque no te sale bien, y lo que dices es confuso (por ejemplo: "Yo creo que he demostrado, al menos a mí mismo, la inexistencia de Dios. Pero aún suponiendo que Dios exista (..)" Pregunto: ¿no acabas de decir que has demostrado que no existe? Parece que no crees ni en lo que te demuestras). Si lo tuyo es la protección de los seres vivos, sigue haciéndolo, pero no entres a discutir seriamente en asuntos profundos, y si lo haces, aprende filosofía o dedícate a ella. Y en estos casos, un debate no vale: es necesario hilar muy fino, y eso lo saben hacer muy pocos (y debatiendo menos).
No me extiendo.
Un cordial saludo
Juan GM

Anónimo dijo...

Amigo Paco:
Aprovechando la ausencia del blogger que, probablemente, cuando regrese ponga un poco de orden en todo ésto, querría decirte una última cosa:
En tu reciente comentario, atropelladamente, elaboras un mejunge que vuelve a generarme melancolía.. Además, hay algo de lo que dices que resulta "enternecedor", en alguien que pretende mantener conversaciones científicas de cierto nivel. Tomás, muy caritativamente, te lo insinuó desde el principio, pero tú ni siquiera captaste su ironía. Me refiero a cuando, sin rubor, confiesas "que lo mismo me da ser Lamarckista que Darwinista". Y es que, si eso es así, entonces ¿de que se puede hablar contigo?.. Es mejor que hagas lo que decías era tu intención al llegar a este foro: "contrastar tus ideas", aprender un poco, respetuosamente, ya que, en caso contrario, no es que aquí no vayas a captar lectores para tu foro, sino que, si tienes alguno en el tuyo, se van a reir de ti. Nunca me hubiera atrevido a hablarte con tanta claridad, por simple misericordia, pero creo que decírtelo es también misericordia.
Y es que Lamarck fue un fenómeno y abrió el camino a muchos científicos que vinieron detrás de él, pero no tenía razón cuando afirmaba que son los individuos los que se adaptan al medio y que esas adaptaciones se transmiten a su descendencia. No. No es ese el mecanismo unánimemente aceptado por la ciencia actual sino el que Darwin intuyó: los individuos no son los que se adaptan sino las especies. Es la selección natural la causa de que aquellas mutaciones que aporten ventajas competitivas permitan a sus portadores "ser mejores" y, como consecuencia, reproducirse más, transmitiéndoselo a su descendencia y fijándose en la especie, después de muchas generaciones. Es posible que parezca un matiz, pero no lo es. Es ua cuestión de conncepto. Por eso, a los perros de la raza Doberman, por ejemplo, por muchas generaciones que se lleve cortándoles el rabo al nacer, siguen y seguirán pariendo crías con rabo. La "generación espontánea", la "ley de uso y desuso de los órganos", la "herencia por gemación".. todo esto ¿de verdad crees que era correcto? ¿de verdad crees que da igual creerlo? Por la atrevida seguridad con que siempre te manifiestas.. ¡me parece tan extraño que no tengas unas mínimas nociones de Genética como para distinguir estas cosas..! Casi prefiero pensar que te referías a otra cosa.
Si consideraras, efectivamente, que Lamarck tenía razón, entonces ya me extrañaría menos que un ecologista radical, como tú, no detecte la gigantesca contradicción que supone defender el aborto, verdadero holocausto de los más débiles, de los sin voz, de los inocentes, ni que, sin rubor nuevamente, defienda la eutanasia y eugenesia nazi. Creo que el verdadero ecologismo defendería el curso natural de las cosas, lo natural. Nunca el triturar niños en el seno materno. Pero no quiero extenderme sobre esto, que daría para mucho. Necesito acabar.
Sólo una última cosa.. ¿Sabes? No es necesario irte fuera de España para conocer el sufrimiento de los inocentes. Basta con que entres, por ejemplo, en cualquier hospital infantil. Tengo, sobre esto, suficiente experiencia. Por eso me llama la atención que te consideres afortunado por haber nacido sano. Te puedo asegurar que decir eso es una simplificación falsa e injusta, fruto, quizá, de tu poca experiencia.
Y, no, Dios no ha abandonado a los que sufren, no, sino que ha asumido sus sufrimientos, ha participado de ellos, los ha tomado sobre sus hombros, ha librado su combate y ha vencido a la muerte, como hombre, para que también nosotros participemos de su victoria. Ha restablecido el equilibrio cósmico. Te parecerá teología barata pero, sin embargo, para mí es experiencia tan personal, tan profunda, que nadie puede cuestionarla. Sólo cuando, en medio de un profundo sufrimiento, contemplando a mi alrededor el drama del sufrimiento de los inocentes, de los niños, me volví a Dios, exigiéndole explicaciones, caí en la cuenta de lo que significaba nuestra fe: ahí estaba Jesucristo, clavado en una cruz, con todo su cuerpo lleno de heridas, traspasado,coronado de espinas.. ¡Él me entendía, sabía de mi sufrimiento, estaba a mi lado..! ¡¡era de los míos!! Por eso me daba también a participar de su Resurrección, sufría por mí, me sostenía.. Es algo muy profundo. No puedo explicarlo. Pero es verdadero.
Y, sinceramente, creo que, aunque te chirríen los oídos, también tú, Paco, como cada uno, pero concretamente tú, eres su favorito.
Atticus.

Paco Cuéllar dijo...

Atticus:

Me llama la atención que, después de lo mucho que he escrito en favor del Darwinismo e incluso de la importancia del azar (en mi última aportación, sin ir más lejos, le dedico al menos un 80% del texto), tu te limites a sacar de contexto la frase "lo mismo me da ser Lamarckista que Darwinista" y me atribuyes cosas que ni he dicho ni, mucho menos, pienso. Será que no tenías otra cosa que argumentar (y mira que había cosas interesantes o, si quieres, polémicas).

Yo, soy fuertemente darwinista, lo que digo es que, si la noticia es cierta y hay algo de lamarkismo en la evolución (aunque sea a nivel de proteínas) pues no me importa mucho. Dicho de otra forma para que me entiendas: hasta ahora, estoy convencido que la evolución la mueve al 100% la selección natural descrita por Darwin; pero que si del resultado de la investigación a que hace referencia la noticia, se deduce que la evolución es movida en un 90% por la selección natural y en un 10% por la actividad de ciertas proteínas (por ejemplo), tampoco me importa. Lo que es realmente importante es que la intervención divina es de un 0%.

Otro asunto: no se de donde sacas que soy pro-abortista; de hecho soy fuertemente anti-abortista (excepto en casos extremos que dejo en manos de los especialistas, que para eso están). Respecto a lo atribuirme el defender “la eutanasia y eugenesia nazi”, no lo voy a comentar porque tu solo te descalificas (no se si llevas sotanas pero si la llevas, hay que ponersela por debajo de la piel, no por encima).

Y terminas tu intervención con toda esa palabrería vacía de contenido típica de los creyentes: ya sabes, “Dios no ha abandonado a los que sufren, no, sino que ha asumido sus sufrimientos, ha participado de ellos, los ha tomado sobre sus hombros, ha librado su combate y ha vencido a la muerte, como hombre...” y bla, bla, bla. Mira, este verano, un grupo de miembros de mi asociación nos fuimos a Senegal a ver chimpancés salvajes; de camino, conscientes de las carencias de las gentes de esas tierras y ante nuestra incapacidad de solucionar el hambre en el mundo, decidimos al menos, mitigarla un poco llevando toda la ayuda humanitaria que nos permitieran las compañías aéreas. Llegados al campamento de Badian, juntamos todo lo traído entre todos y lo repartimos: por un lado el material educativo, por otro los medicamentos y el resto lo dividimos en 4 partes para llevarlo a sendas aldeas. El material escolar lo llevamos a colegios como el que podéis ver en esta foto http://picasaweb.google.es/jfcj1956/ViajeASenegal#5241357828006054370 y el material medico a ambulatorio de la zona. Ya que ibamos allí, el guía nos propuso que viniera en nuestro camión un lugareño al que le había picado una serpiente. Tenía la pierna inchada y con muy mal aspecto. Le pregunté a nuestro guía que le podría pasar y me respondió que probablemente muriera; así que nos apresuramos para llevarlo al mencionado ambulatorio.
Cuando llegamos, por fuera tenía buen aspecto, en comparación con las cabañas típicas de la zona (ver foto en http://picasaweb.google.es/jfcj1956/ViajeASenegal#5241358175866240338) pero en el interior no había nada. Unas cuatro habitaciones vacías, sin camas, ni mesas. Los medicamentos se limitaban a los que acabábamos de llevar y estaban atendidos por un senegalés que ayudaba a los médicos voluntarios europeos que se acercaban por allí, de año a año.
- Este hombre no se puede quedar aquí - le dije a nuestro guía - ¿no lo podemos acercar a alguna capital?
- Hay dos días de viaje por caminos llenos de baches hasta Dakar; llegaría muerto. No te preocupes aquí están acostumbrado a picaduras como estas y sabrán que hacer.
Lo dejamos allí no muy tranquilos pero no nos quedaba otra opción que confiar en nuestro guía.
¿Realmente crees que hablarle al herido del sufrimiento de un señor que murió en la cruz 2000 años antes habría aliviado sus terribles dolores?. ¿No habría sido mejor suministrarle calmantes?.

¡Mira lo que se me acaba de ocurrir! (para que veáis lo enriquecedor que es, para mí, participar en este blog, que me suministra ideas y argumentos nuevos). ¿Quien ha aliviado más el sufrimiento en el mundo Jesús o el inventor de la anestesia?. ¿Quien ha salvado más vidas, Jesús o Louis Pasteur. ¿Quien ha multiplicado más panes y más peces Jesús o la ciencia alimentaria?. La ciencia ha hecho más milagros en estos 100 últimos años que Jesucristo en 2000. Se ayuda más a la humanidad con una bata de científico que con una sotana de cura. Ya se, que los sacerdotes curan el alma (como siempre, vendiendo humo). Diselo al hombre de la picadura de serpiente; porque yo no me atrevo.

Me decía el blooger en una de sus respuestas que Dios no era vago, si no que movía los hilos de la evolución cuando quería. Eudald Carbonell, uno de los Directores de las excavaciones de Atapuerca, en su libro “Aún no somos humanos: Propuestas de humanización para el tercer Milenio”, propone que el hombre tome las riendas de la evolución. Ya no necesitamos que Dios o las mutaciones al azar dirijan la evolución; el hombre, en tan solo 10.000 años ha aprendido a manipular los genes para hacer evolucionar a cualquier especie, incluida la humana, en la dirección que quiera; ya sea para corregir errores de nacimiento como para hacernos más altos, mas guapos y mas listos, si así lo queremos.

A mi personalmente, lo que propone Carbonell me da cierto vértigo; pero, al menos, me resulta llamativo que el hombre haya conseguido en tan poco tiempo, cosas que la evolución, la dirija quien la dirija (que yo creo que fue el azar), ha necesitado millones de años. Aquí si que veo capacidad de diseño inteligente.

En estos momentos, mientras que unos científicos luchan por hacer un mundo mejor desde distintos puntos del globo, en Israel, los seguidores de Dios desde los ritos judíos, cristiano y árabe se están matando mutuamente, ante la pasividad de sus respectivos líderes religiosos.

Ya se que os duele, pero mis argumentos, en todas mis intervenciones, son tan demoledores, ¡tan demoledores!, que no os queda más que aferraros a vuestro fanatismo, sacar frases de contexto o a huir del debate. Mis argumentos son tan demoledores que los confundís con intervenciones agresivas.