1 de junio de 2011

Frases 1-VI-2011

Ya sabéis por el nombre de mi blog que soy como una urraca que recoge todo lo que brilla para llevarlo a su nido. Desde hace años, tal vez desde más o menos 1998, he ido recopilando toda idea que me parecía brillante, viniese de donde viniese. Lo he hecho con el espíritu con que Odiseo lo hacía para no olvidarse de Ítaca y Penélope, o de Penélope tejiendo y destejiendo su manto para no olvidar a Odiseo. Cuando las brumas de la flor del loto de lo cotidiano enturbian mi recuerdo de lo que merece la pena en la vida, de cuál es la forma adecuada de vivirla, doy un paseo aleatorio por estas ideas, me rescato del olvido y recupero la consciencia. Son para mí como un elixir contra la anestesia paralizante del olvido y evitan que Circe me convierta en cerdo. Espero que también tengan este efecto benéfico para vosotros. Por eso empiezo a publicar una a la semana a partir del 13 de Enero del 2010.

La búsqueda de la verdad y de la belleza son las dos cosas en las que podemos seguir siendo niños toda la vida.

Albert Einstein

4 comentarios:

Antevasin dijo...

Hola Tomás. Acabo de iniciarme en este mundo bloguero y es el primer blog en el que publico un comentario. Imagina la emoción que ahora me invade.
Estoy sorprendida por dos ides tuyas: Ser una urraca y la frase de Albert Einstein.
Estas ahora encabezando mi lista de favoritos y, con tu permiso, te acompaño en esta gran aventura para mi novedosa.
Gracias.

Anónimo dijo...

Hola Antevasín: ¡Bienvenida al blogespacio y, en particular, a mi blog. Es lo que soy, una urraca que va recopilando todo lo que brilla o le llama la atención. Date una vuelta por el blog y es posible que encuentres cosas que a ti también te interesen. Si quieres hacer algún comentario, será muy bienvenido.

¡Ah!, y enhorabuena por trabajar en lo que te gusta.

Un saludo.

Tomás

Antevasin dijo...

Hola, si, si. M e doy una vuelta y te comento. Por ahora estoy encantada.
Gracias por todo.

Anónimo dijo...

Pues, siempre que tengas un comentario, serás bienvenida.

Tomás