3 de marzo de 2008

Comentario a "El camino hacia la posmodernidad..." 4

Juan Luis me escribe:

qué artículo tan interesante, como siempre, Tomás.

Conocía los aprioris de Kant y conozco (soy físico) la geometría de Einstein, pero en mi cabeza no se había hecho el click de que ambos se contradicen.

Me ha llamdo la atención este corolario sobre Hegel: "La moral estriba, por tanto, en ir a favor de la corriente del Espíritu-Historia". Me recuerda muchísimo a ciertos aforismos muy actuales, como el planteamiento ético de que todo lo que se puede hacer (porque el desarrollo de la historia, de la ciencia nos lo permite), se debe hacer (células madre, embriones, eutanasia...tantas cosas). O aquella otra crítica tan fácil y poco argumentada de que la Iglesia debe ponerse "a la altura de los tiempos", como si fueran "los tiempos" lo que rige qué es bueno y qué es malo. Por lo visto, el argumento viene desde Hegel...

Y quería preguntarte una cosa. Schopenhahuer es un filósofo que apenas conozco y cuanto más avancemos en la historia menos familiarizado estaré. Así que permite que, como alumno de este curso breve de filosofía, te haga una pregunta.

Expones, en resumen, el pensamiento de Schopenhahuer y yo lo voy a resumir aún más. Dices que para él la vida era sufrimiento. El único placer o la única felicidad era, según él, la cesación del dolor. De ser así, podríamos querer no-vivir, pero comentas que, según Schopenhahuer, vivimos prisionero de la voluntad de vivir. Entiendo esto como que estamos "obligados a vivir, aunque no queramos". No termino de verlo muy claro, quizá no lo he entendido bien. Pero, desde luego, lo que no entiendo es esta conclusión: "Por eso, para Schopenhauer, la compasión era el máximo sentimiento ético"

.Espero que puedas aclararmelo.

Un saludo,

Juan-Luis

Contesto:

1º A veces es ilustrativo ver de donde provienen las ideas. En este artículo se ve también, y no deja de ser chocante que la aridez de las normas éticas que tanto se achaca al cristianismo, es puro Kant. Es verdad que los cristianos hemos entrado al trapo y a veces nos hemos hecho más kantianos que Kant. Pero debieramos recordar que la base del código ético cristiano es el amor. Si no hacemos un cristianismo kantiano que es insoportable. ¿Cuánta gente habrá rechazado el cristianismo por ese contagio que nos ha transmitido Kant?

2º Este breve curso de filosofía es tan breve que ya no hablaré más de Schopenhauer. Ya dije al principio que sé muy poco de filosofía. Si algún mérito tienen estos artículos es, precisamente, las conexiones entre ideas, como los "a prioris" y el espacio-tiempo de Einstein, y el hilo conductor que da una visión de conjunto. Nada más.

No obstante, intentaré contestarte a tus preguntas Sí, para Schopenhauer, la voluntad de vivir es una fuerza irresistible (o casi, su padre se suicidó) que no sólo nos hace agarrarnos a la vida, sino que toma por nosotros las decisiones más importantes de nuestra vida como, por ejemplo, con qué mujer tener descendencia. A tu segunda cuestión sobre Schopenhauer te contesto con otra pregunta: ¿No te parece que si tuviese razón Schopenhauer, unos seres condenados a vivir por una voluntad de vivir sin más perspectiva que sufrir son dignos de la mayor compasión? Afortunadamente, Schopenhauer no tenía razón. Pero aquí, otra vez, los cristianos a veces nos hemos dejado contagiar de Schopenhauerismo y luego, por culpa de ese contagio, tenemos que sufrir el que nos llamen masoquistas, cuando el cristianismo es, precisamente una liberación, no del sufrimiento, pero sí del sinsentido del sufrimiento. Veremos más adelante cómo a Nietsche le molestaban los cristianos precisamente por eso.

Y ya que me enrollo, resulta que las "maravillosas" filosofías orientalistas, budismo, etc, que tanto furor hacen en nuestros días, no son sino Shopenhauerismo y el "maravilloso" nirvana no es más que conseguir, al fin, dejar de sufrir. Ahí va un texto al respecto.

"Monjes, el deseo cesa en aquél que permanece reflexionando sobre la miseria de las cosas que encadenan. Al cesar el deseo, cesa también el apego. Al cesar el apego, cesa también el deseo de ser. Al cesar el deseo de ser, cesa también el deseo de renacer. Al cesar el renacer cesan también la ancianidad y la muerte, el dolor, el lamento, el sufrimiento, el desconsuelo y la desesperación. De este modo se produce la cesación de toda esta masa de dolor"[1].

Sin embargo, los "masoquistas" cristianos, tenemos una revelación que desde el principio de todo, cada vez que Dios crea algo, dice: "Y vio Dios que era bueno". O sea que para el "aburrido" cristianismo el mundo material es bueno, mientras que para el "maravilloso" budismo es una desgracia. ¿Cómo hay gente ten papanatas que se trague toda esta propaganda? La razón se llama ignorancia. Aunque a veces, los cristianos nos lo hemos ganado a pulso por contagiar la religión de la alegría, de la liberación y del sentido de todo de kantismo y schopenhauerismo.

Ójala sepamos volver a las raíces de nuestra maravillosa religión.

En fin, un abrazo y gracias, Juan Luis.

Tomás Alfaro Drake
[1] Samyutta-nikaya II, 86. Leído en Mircea Eliade, historia de las creencias religiosas.

No hay comentarios: